Chile: una megaprotesta en un año electoral caliente complica más a Bachelet

Crece el reclamo para que se reforme el sistema de pensiones, que está en manos de privados

Los organizadores de la marcha querían que fuera la más grande de la historia y dijeron que cerca de dos millones de personas salieron a protestar ayer en todo Chile contra el sistema previsional, que está en manos de empresas privadas, las llamadas administradoras de fondos de pensiones (AFP).

Sólo en Santiago había entre 600.000 y 700.000 manifestantes, y en total hubo 65 ciudades que se sumaron al movimiento, poniendo así un nuevo foco de presión sobre el gobierno de Michelle Bachelet , cuya popularidad sigue entre las más bajas, con 23% de aprobación.

No + AFP, tal el nombre de la coordinadora que realizó la cuarta convocatoria en menos de un año contra el sistema, busca derribar desde la calle las leyes que ponen las cotizaciones de más de diez millones de trabajadores en manos de compañías que, pese a tener utilidades millonarias, no pueden garantizar a todos sus afiliados una jubilación mensual similar al salario que recibieron durante su vida laboral.

Ejemplo: Catalina Alfaro es profesora básica y calcula que cuando se jubile, en 19 años más, no recibirá más de 340 dólares de parte de su AFP. Por eso estaba ayer marchando con su familia en Santiago. El disgusto de la ciudadanía surge porque cada asalariado entrega actualmente el 10% de su sueldo a un fondo de capitalización individual que administran seis grandes compañías. Todas cobran una comisión. Aunque la rentabilidad es positiva, el acumulado desde 2002 no supera el 6,5% promedio, mientras que las empresas en su conjunto logran utilidades cuantiosas. En 2015, por ejemplo, ganaron 852 millones de dólares y en 2016 fueron 529 millones de dólares.

La marcha de ayer fue de carácter familiar y no registró ningún incidente en todo Chile. Luis Mesina, líder del movimiento No + AFP, a quien también lo han tentado para que sea precandidato presidencial para las primarias del próximo 2 de julio, les envió un mensaje a los políticos: “Muchos candidatos han salido a vestirse oportunistamente con las banderas del movimiento. Prometen sistemas mixtos sin tener una propuesta concreta. A los candidatos, a los políticos, les decimos hoy que no les creemos, no nos van a engañar otra vez”.

El contexto de las próximas presidenciales (en noviembre) y la baja popularidad de Bachelet complican la toma de decisiones con respaldo político amplio. Luego de la primera gran marcha de No + AFP, en julio pasado la mandataria anunció sorpresivamente, y en cadena nacional, una reforma del sistema de pensiones, y en enero pasado calificó como “inviable” el actual sistema.

La ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, anunció hace un mes que el paquete de leyes para reformar el sistema estará listo en el segundo semestre. Esta semana, sin embargo, tuvo un encontronazo con el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, que la calificó de “imprudente”.