El gran éxito de Netflix: las películas de Adam Sandler, que nadie quiere confesar que ve

Las películas del actor rompen récords de audiencia en la plataforma y su disfrute culposo se convirtió en el secreto de muchos

De los numerosos fenómenos que estamos viviendo gracias al furor del streaming, con nuevos hábitos como ver una serie completa en un día o disfrutar del estreno a nivel mundial de una producción internacional, uno de los más raros lo protagoniza Adam Sandler : los críticos lo detestan y pocos reconocen en público ver sus producciones, pero las películas del actor y productor son las más vistas en la historia de Netflix … ¿por qué nadie quiere decir que disfruta de sus películas?

De acuerdo a información brindada por la misma compañía en un reporte trimestral de ganancias, los usuarios de Netflix pasaron 500 millones de horas viendo películas de Sandler. Sin la buena prensa de 13 Reasons Why o Stranger Things, finalmente es el actor de No te metas con Zohan el verdadero rey del streaming.

Pero todos los que pasan horas y horas riéndose con su humor no logran hacer trending topics en Twitter ni crean cuentas de Instagram inspiradas en sus tramas. Mucho menos lo reconocen en público o celebran su humor. De hecho, ni siquiera van a las salas de cine: películas como Jack y Jill fueron estrepitosos fracasos en taquilla y su última producción, Pixels, recibió pésimas críticas y no fue el éxito que todos esperaban.

Nadie puede decir que Adam Sandler no es fiel a sí mismo. Desde hace dos décadas viene protagonizando, escribiendo y dirigiendo películas que llevan su personal sello. De Happy Gilmore de 1996 a Yo los declaro marido y… Larry de 2007 poco cambió en su forma de hacer humor, con gags potentes, pero no elegantes y tramas que siempre tienen un costado romántico y final feliz. Aunque también se animó a largometrajes como Embriagado de amor o Siempre hay tiempo para reír, lo cierto es que ya tiene su estilo y no piensa cambiarlo, aunque no sea lo que el público quiere reconocer que disfruta.

clasoles esp
De todos modos, las peores críticas las recibe de sus propias hijas, Sadie de 10 años y Sunny, de 8. “Tengo al enemigo en casa. Mis dos hijas me piden ver mis películas. Me dicen: ‘Por favor, no es justo, ¡déjame ver tus películas! Toda esa gente que te para en la calle y te elogia, nosotras no entendemos de qué demonios están hablando’. Así que les pongo las películas, y cada vez que las pongo, diría que pasan unos 20 minutos y empiezo a ver que desconectan, y las oigo hablar. Se ponen nerviosas porque no me quieren decir ‘¿Podemos ver otra cosa?'”, le contó hace unos días a Ellen DeGeneres.

Y aunque no sea cool decir que uno se gastó el sábado viendo a Sandler, millones de personas lo seguirán haciendo. Luego de que en 2014 Netflix firmara un contrato para tener exclusividad con sus producciones -de donde surgieron The Ridiculous 6, The Do-Over y la recién estrenada Sandy Wexler- hace unas semanas firmaron para cuatro películas más. “Estamos muy emocionados con la oportunidad de extender nuestra alianza con Adam y su equipo para seguir haciendo reír al mundo”, dijo Ted Sarandos, jefe de contenido de Netflix.

Aunque el gigante del streaming se niegue a reconocerlo, la increíble cantidad de información que recoge y procesa de sus usuarios le permite a Netflix crear productos que tienen garantía de éxito aún antes de estrenarse: muchas de sus producciones originales nacen de los gustos que detecta en su audiencia. Aunque no los digamos en voz alta…