Los actores de El padrino se reunieron a 45 años del estreno

En el marco del festival de cine de Tribeca, Francis Ford Coppola y compañía dieron una charla en la que no faltaron perlitas sobre el rodaje

En 1972 se estrenaba El padrino, la primera entrega de la trilogía de Francis Ford Coppola basada en la obra de Mario Puzo. A 45 años de ese hito en la historia del cine, el festival de Tribeca le realizó un homenaje a la mencionada obra maestra y su director y actores se reunieron para hablar sobre la misma, luego de una proyección especial. Coppola, Al Pacino , Robert Duvall , Diane Keaton , Talia Shire, James Caan y Robert De Niro – fundador del festival, quien no forma parte de la primera entrega de la saga – dieron detalles sobre el rodaje en un panel de discusión moderado por el cineasta Taylor Hackford.

Al Pacino audicionó seis veces para el papel de Michael Corleone. Coppola reveló que el actor tuvo que pasar por seis instancias de casting. “Una vez lo llamé, luego de haberlo ‘testeado’ en seis oportunidades y me atendió su novia y le dije que tenía que verlo otra vez y ella me respondió ‘¿por qué le estás haciendo esto? lo estás torturando’, me gritó muchísimo” contó el director.

Marlon Brando, puesto en duda. Asimismo, los productores se habían mostrado dubitativos para convocar a Brando, alegando que no era “comercialmente beneficioso” para el film. Afortunadamente, Coppola insistió porque no se imaginaba a otro intérprete para darle vida a Vito Corleone. “En un momento no me dejaban ni mencionar su nombre” recordó el director.

De la peor película a la mejor, en un solo paso. En el panel, Pacino aseguró que cuando filmaba algunas escenas con Keaton creía que lo estaban haciendo mal. “Llegó un momento en que no sabía adónde queríamos llegar, en el que pensábamos que se iba a terminar todo y que estábamos haciendo la peor película de la historia del cine”. El tiempo, por supuesto, los contradijo.

La revisión, una experiencia emocionante. Keaton reveló que se reencontró con la película treinta años después del estreno y que la volvió a ver en su computadora: “No podía olvidarla o sacarla de mi cabeza” recordó la actriz. Coppola, por su parte, confesó que no suele ver sus propias películas, pero que esta proyección especial lo movilizó muchísimo.