Cómo prevenir los calambres

Se trata de contracciones musculares agudas que parecen interminables. Pero hay formas de combatirlas y más importante todavía, de evitarlas

A la contracción muscular que provoca un agudo dolor que parece interminable se la denomina calambre. Puede aparecerle a cualquier persona, a cualquier edad, aunque se incrementa el riesgo cuando se exige demasiado al cuerpo. Por suerte hay algunos consejos para combatirlo.

Si el calambre se desarrolla en medio de una actividad física o al finalizarla, la causa puede ser la falta de hidratación. La recomendación es primero elongar para que el músculo se relaje, luego colocar hielo en el lugar y beber mucha agua o bebidas isotónicas.

Si persiste el dolor, se aconsejan masajes y estimular el flujo sanguíneo con el movimiento de la pierna. Los medicamentos sólo serán necesarios en casos extremos si el músculo no responde, según apuntó BBC Mundo.

Se pueden prevenir con un leve calentamiento antes de cualquier actividad intensa, estirando especialmente gemelos, músculos del muslo y pies. Esto debe ser moderado, porque sino se corre el riesgo de provocarlo.

Hidratarse correctamente antes, durante y después de la actividad es clave, al igual que mantener una dieta saludable y balanceada. Lo mismo ocurre con aquellos que lleven adelante una vida sedentaria: ya que no se hace ejercicio, al menos cuidarse en la ingesta.

Algunos alimentos que ayudan para esto son los quesos, remolacha, aceitunas, papas, pescado, soja, leche y semillas. Así se incorporará sodio, potasio, magnesio y calcio, ideales en el combate de calambres.

¿De postre? Banana. Se trata de una fruta clave porque controla la generación de impulsos, que es lo que puede producir o evitar la contracción muscular.