Condenaron a 14 años de cárcel a quien violó a su hija durante años

El hombre incluso tuvo hijos nietos con la víctima. La sentencia se conoció este mediodía en Las Toscas. El hecho ocurrió en Villa Guillermina.

Los jueces Gonzalo Basualdo, Jorge Galbusera e Ireneo Berzano decidieron condenar a 14 años de prisión a Leopoldo Germán Romero, de 54 años, quien llegó detenido al juicio acusado de violar a su hija discapacitada durante más de 15 años.

El hombre fue acusado de violar sistemáticamente a su hija desde los 8 años. Hoy la víctima tiene 25 años y padece una sordera.

La investigación estuvo a cargo del Fiscal Juan Carlos Koguc que logró que el hombre siga detenido desde septiembre de 2015, mes en que se realizó la denuncia y en esa condición llegó al juicio.

La víctima fue la denunciante del caso. La mujer contó que tiene dos hijos que se comprobó son de su propio padre quien la tenía prácticamente secuestrada dentro de su propia casa y sin mantener contacto con familiares ni tenía permitido hacer amistades.

La chica estaba amenazada de muerte por su padre. Le decía que la mataría a ella o a sus hijos si contaba lo que ocurría dentro de la vivienda. Pero un día el hombre salió de su casa y ella fue hasta la casa de unos familiares y contó todo. Los parientes la alentaron a realizar la denuncia y fue así como detuvieron a Romero.

Cuando el caso llegó a manos del Fiscal Koguc ordenó la inmediata detención del hombre que fue trasladado a la comisaría de Las Toscas.

Se realizó un análisis de ADN y dio positivo a dos de los hijos de la mujer. El fiscal logró “acuerdo probatorio” sobre este punto y se dio por probado el hecho previo al juicio.

El foco del debate estuvo en el consentimiento o no de los actos sexuales. El acusado intentó demostrar que la hija estaba de acuerdo con las relaciones íntimas mientras que los fiscales sostuvieron que fue abuso bajo amenazas. El incesto, por más aberrante que parezca, no es delito.

La fiscalía, con las pruebas recolectadas pidió 15 años de prisión.

Los jueces decidieron aplicar una condena a 14 años de cárcel por “abuso sexual con acceso carnal en número indeterminado de veces, agravado por el vínculo” y se lo absolvió de las amenazas, porque consideran que eso ya estaba dentro de la figura principal.