La defensoría detectó “hacinamiento” en la celaduría de Reconquista

El pasado martes 23 de mayo, la Defensora Provincial, Dra. Jaquelina Ana Balangione concurrió a la celaduría de la Unidad Regional IX de la ciudad de Reconquista. La inspección no anunciada fue realizada junto a la Defensora Regional de la 4° Circunscripción Judicial (Reconquista), Dra. Valeria Lapissonde, y al Defensor Público del Servicio Público Provincial de Defensa Penal (SPPDP), Dr. José Luis Estévez.

La recorrida por la celaduría de la Unidad Regional IX de Reconquista es la cuarta inspección que realiza personalmente la Defensora Provincial. La primer visita se efectuó el viernes último, cuando Balangione transitó las instalaciones del Instituto de Recuperación de Mujeres de Santa Fe (Unidad Penitenciaria N° 4). La segunda y tercera inspección se realizó durante la mañana y tarde del lunes pasado en la Alcaidía de la Unidad Regional XIX de la localidad de Vera y en la Unidad Penitenciaria N° 10 de Santa Felicia.

En esta ocasión, la inspección fue realizada con el objetivo de relevar el estado de situación del establecimiento, como así también las condiciones generales en que las personas se encuentran privadas de su libertad.

Allí, los integrantes del SPPDP ingresaron a diferentes pabellones y dialogaron con los detenidos que se encuentran alojados en el establecimiento policial. Al momento de la visita se encontraban detenidas 59 personas. De ellas, 51 eran varones, seis mujeres y los restantes adolescentes.

En cuanto a los principales hallazgos realizados por la Defensa Pública, pudo observarse que las mujeres alojadas no reciben visitas íntimas como así tampoco hay lugar suficiente para la atención de los internos por parte de sus letrados.

En tanto, el sitio destinado a la recepción de visitas es el patio, cuyas pequeñas dimensiones genera conflictos diarios en cuanto a la cantidad y el tiempo de dichas visitas. Estas suelen ser restringidas y escalonadas y, en caso de lluvia, son suspendidas.

Como principales deficiencias, el SPPDP encontró que existe hacinamiento en la celaduría. En cuanto al servicio sanitario, la celaduría no cuenta con personal médico permanente. Los internos manifestaron que hace aproximadamente un año y medio un joven falleció en el establecimiento por falta de atención médica, a pesar de haber obtenido una orden judicial para su internación.