“Se hacen anuncios de ayuda con bombos y platillos y después la plata no llega”

El gobernador se quejó por la demora en los aportes de la Nación para enfrentar la crisis en el sector tambero. “Santa Fe, por su capacidad productiva, merece un aporte de la Nación, igual al que reciben otras provincias”.

El gobernador Miguel Lifschitz volvió a cuestionar al Estado nacional por la falta de apoyo concreto a la provincia tras la crisis hídrica que afectó al sur de Santa Fe y que golpeó con dureza al sector tambero. “Pasaron tres o cuatro meses de los anuncios que hizo Nación para ayudar a Santa Fe y seguimos esperando esos aportes”, expresó el mandatario santafesino en sus primeras declaraciones públicas tras la cirugía de tobillo a la que se sometió esta semana.

El titular del Poder Ejecutivo provincial fue consultado sobre la situación del sector tambero en la provincia tras las últimas inundaciones y sobre los anuncios que se hicieron desde el gobierno nacional para el abordaje de esa crisis.

En declaraciones a Radio San Jorge, el gobernador remarcó: “El ministro (Ricardo) Buryaile se comprometió a hacer una transferencia de 250 millones de pesos. A partir de esa propuesta, nosotros redoblamos la apuesta y decidimos poner 150 millones más. Pusimos en marcha el fondo, sacamos una ley que se aprobó por unanimidad. Ya asignamos los 150 millones de pesos de la provincia y todavía, a tres, cuatro meses después seguimos esperando el aporte nacional”.

Lifschitz remarcó: “Lamentablemente, en otros temas ocurre lo mismo. Se hacen otros anuncios con bombos y platillos y después, la plata no llega. O las obras se demoran. Vamos a seguir insistiendo porque la crisis hídrica fue muy dura para Santa Fe, igual o peor que la del año pasado. Merecemos tener un apoyo. Otras provincias con situaciones parecidas a la nuestras han tenido una ayuda inmediata del gobierno nacional. Eso sucedió con Buenos Aires, Córdoba y Santiago del Estero. Santa Fe, por la capacidad productiva y por lo que aporta al país, merece un aporte de la Nación”.

Lifschitz también fue consultado sobre la situación en la laguna La Picasa.”Estamos complicados. Eso no se resolverá en el corto plazo. La cuenca está muy saturada. Venimos de dos años consecutivos de lluvias muy intensas,que saturaron las napas. Esto ocurrió en Córdoba también. La cuenca de La Picasa nace en Córdoba. afortunadamente no tuvimos problemas en los cascos urbanos, pero tenemos una importante área productivas afectadas”.