“Los radicales no pueden tener un pie en cada bote”

El jefe de la Casa Gris enfatizó que “llegó el momento de la definición” de las candidaturas para las legislativas de octubre.

Centrando la mira en el radicalismo, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, aseguró ayer que llegó “el momento de la definición” de las candidaturas para los próximos comicios legislativos y advirtió que “no se puede tener un pie en cada bote”, al tiempo que señaló que “el grueso” de la UCR respaldará al Frente Progresista (FPCyS).

“El grueso del radicalismo provincial está sólidamente consolidado en el Frente Progresista”, afirmó Lifschitz en declaraciones a radio Rivadavia para desestimar una fuga hacia Cambiemos por parte de dirigentes del radicalismo santafesino.

En ese sentido, el jefe de la Casa Gris arriesgó un diagnóstico sobre el posible desempeño de la coalición provincial en las elecciones de medio término: “Realmente, estamos bien en el Frente Progresista”.

“Lo que sí va a cambiar es que algunos dirigentes, como Mario Barletta y José Corral, se van a quedar en Cambiemos”, aclaró el socialista.

En ese sentido, la Casa Rosada formalizó a principios de semana la baja de Barletta como candidato a diputado nacional y la nominación para ese cargo del también radical Albor Cantard, actual secretario de Políticas Universitarias. Una decisión que detonó múltiples reacciones en la alianza Cambiemos.

A menos de un mes del cierre de listas, previsto para el 24 de junio próximo, la resolución del presidente Mauricio Macri dejó bien parado a Corral, titular de la UCR nacional e intendente de Santa Fe, quien días atrás había declinado aceptar esa postulación. Ahora será jefe de campaña.

Sin embargo, el concejal rosarino Jorge Boasso ratificó ayer que quiere ir a las Paso (ver aparte). Una decisión no menor ya que las posibles internas en Cambiemos podrían modificar la nómina oficial con corrimientos no previstos.

En el Frente Progresista, en tanto, todos los caminos conducen a que Antonio Bonfatti no será candidato. Y sólo una bifurcación de última hora alteraría el rumbo. Por lo tanto, la figura del ministro de la Producción provincial, Luis Contigiani, se recorta como cabeza de lista de diputados nacionales.

Lifschitz, quien se recupera de una reciente operación en el tendón de Aquiles (pierna derecha) y espera que los médicos le den el alta la semana próxima para poder retomar la agenda oficial, procuró dejar en claro que el Frente Progresista “está consolidado y con la mayoría de los radicales adentro”, según deslizaron fuentes oficiales.

“El mensaje del gobernador también implica un respaldo a todas las fuerzas que integran el FPCyS y un recordatorio de que el socialismo ratificó en su momento su política de alianzas y de que su gestión seguirá siendo frentista”, agregaron.

Corral, en una entrevista publicada el domingo pasado por La Capital, había afirmado: “Los radicales ya nos decidimos por Cambiemos”.

Objeciones

En otro orden, Lifschitz se mostró crítico con la administración de Macri. “Hay una distancia entre los discursos del gobierno nacional y la realidad”, enfatizó el socialista.

En esa línea de razonamiento, el mandatario santafesino argumentó: “Aunque hay una baja en la inflación, no se ve una recuperación de la economía en general”.

Asimismo, subrayó que la Casa Rosada “ha logrado mantener viva la polarización con (la ex presidenta) Cristina Kirchner, algo que le conviene todavía para la elección”.

Sin embargo, Lifschitz dejó picando una advertencia: “Hoy nadie puede garantizar el triunfo del gobierno o de la oposición”.