“El mayor déficit de la historia de Reconquista”

Emilio Adobato se mostró “preocupado” por la economía de la Municipalidad de Reconquista.

Días pasados fue remitido al concejo municipal la ejecución presupuestaria del año 2016 del intendente Vallejos, donde se pueden observar algunos resultados un tanto preocupantes, que trataremos de explicar resumidamente.

En un análisis sencillo y para que se entienda, digamos que el Municipio ha tenido un déficit financiero de casi 26 millones (25,8 para ser más precisos), lo cual con ayuda de financiamientos externos pudo bajarlo a 19,1 millones, transformándose este en el monto más alto de la historia.  Esto significó un incremento del pasivo de 36 millones de pesos, llegando a 103 millones en total. En otras palabras, se gastaron 3 millones de pesos de más en todos y cada uno de los meses del año 2016.

Esta situación deficitaria ya era claramente apreciable en el mes de junio del año pasado, cuando se veía el ritmo de los gastos corrientes y, fundamentalmente con las numerosas incorporaciones que se estaban llevando adelante, el correspondiente a sueldos de personal. Esto fue corroborado luego con un pedido de ampliación presupuestaria en el mes de septiembre, donde se visualizaba sin sustento alguno en materia de recaudación, el gasto en personal, publicidad, contratos eventuales, shows y eventos, pasajes y viáticos entre otros. Para ser más claros, aprobaron una ampliación presupuestaria donde lo único garantizado era el gasto y sin tener la menor idea de donde iban a salir los recursos para cubrirlos.

Ahora analicemos algunos ítems de recursos y gastos (solo los más representativos pero que de algún modo definen la condición) que son llamativos para entender a la situación que se llegó.

En materia de gastos, los “gastos corrientes” (sueldos, funcionamiento en general), la Ejecución arroja que el correspondiente al personal es el más elevado terminando en 26 millones por encima de lo presupuestado originalmente.

Los bienes de consumo terminaron con más de 4 millones por encima de lo presupuestado.

Y los servicios no personales, por ejemplo publicidad, contratos eventuales, shows y eventos, pasajes y viáticos entre otros, finalizaron con 29 millones por encima de lo presupuestado, casi duplica la asignación inicial que fue de 32 millones.

Claramente se visualiza un desmedido desequilibrio en estos rubros y el desmanejo en materia financiera ya que no pudieron soportar este nivel de gastos que, precisamente, no fueron para pagar mejores servicios ni mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Un hecho que merece recordarse es que la tan mentada emergencia climática, solo insumió 3,7 millones de pesos de gastos extras, siendo que la nación aporto 10 millones y que, en vez de solventar los gastos acaecidos en la emergencia, se destinaron al pago de sueldos.

En materia de gastos de capital, el tema no es menos preocupante. Sigamos analizando.

El Fondo de Obras Menores Municipal (el que pagamos discriminadamente en la TGI todos los meses para bacheo, iluminación y otros arreglos y mantenimientos) la ejecución de los mismos no  llegaron al 60% del gasto.

El Fondo de Alumbrado Público se invirtió un 0%, si como lo lee cero por ciento (habiendo recaudado 1,2 millones del mismo).-

Las obras viales menores, por ejemplo bacheo, señalización de calle y mantenimiento de calles no se ejecutó ni el 50%. A la vista está el estado de las mismas.

No se informa cuanto se invirtió en cámaras de seguridad estimando una recaudación de 1,7 millones de pesos al menos.

En cuanto a las obras más grandes donde hubo intervención, se informan los Jardines Maternales, los Playones Deportivos, la Estación Terminal de Ómnibus, el Complejo Medioambiental, Pavimento Independencia y calle Ireneo Faccioli, Plaza 25 de mayo y Urbanización Loteo Belén,  redondeando 23 millones de pesos, proyectos y recursos que fueron dejados por la gestión anterior. Como obra nueva no se visualizó ninguna.

En materia de recursos, debemos decir que fue un año de alta recaudación de tributos por coparticipación (incremento que se da a partir del fallo de la corte suprema), incrementos provinciales sobre patentes e inmobiliario y un incremento del 35% promedio de recursos propios, que lamentablemente se ve impactada por el no cumplimiento de la pauta de recaudación de la última ampliación presupuestaria solicitada donde hubo una sobreestimación inexplicable que se refleja en el siguiente detalle:

-Derecho de registro e inspección 2,8 millones de faltante de recaudación.

-Coparticipación 5  millones de faltante.

-Concesiones EPE 3,4 millones de faltante.

Ocupación dominio público 1,9 millones de faltante.

Tasa de  Actuaciones administrativas 1 millón de faltante.

Estos 14 millones de presupuestación formaron parte de la sobreestimación que tanto advertíamos al momento de pedir la ampliación y que por supuesto, al ser los únicos críticos en el planteo y no acompañar la ampliación en los términos solicitados, perdimos la votación.

Es mucho dinero para un municipio que no escatimó en gastos independientemente de si contaba con los recursos para afrontarlos, todo ello redundó en un año 2016 con un gran incremento en gasto de personal en detrimento de los servicios públicos y las obras publicas menores.

El 2017 para mirarlo con atención

Respecto del  año en curso la situación no mejora según la ejecución presupuestaria del primer  trimestre remitida recientemente al honorable Concejo Municipal. De allí puede desprenderse nuevamente la sobreestimación de recursos advertida oportunamente por el bloque del FPCyS que, al igual que el año pasado quedando en amplia minoría por ser el único bloque que hizo la observación, volvió a perder la votación 7 a 3.

Cabe aclarar que debe entenderse por sobreestimación al déficit, es decir, a lo que le falto recaudar en función a lo previsto en el presupuesto en cada ítem y que, al igual que como lo expresamos para el 2016, resumidamente se lo indicamos a continuación:

Coparticipación posee  una sobrestimación de 11 millones de pesos.

Derecho de Registro e Inspección registra una sobreestimación de 7,4 millones de pesos.

Derecho de Ocupación del Dominio Público registra una sobreestimación de 1,8 millones

Concesiones de la EPE registra una sobreestimación de 4,5 millones de pesos.

Tasas de actuaciones administrativas tiene una sobreestimación de 1,4 millones.

Estas sobreestimaciones, que suman en total algo más de 26 millones, son las ocurridas en el primer trimestre, situación que de repetirse y acumularse con el correr del año puede provocar  un gran problema financiero en el municipio,  todo ello partiendo de un ejecutivo que no escatima en gastos a la hora de llevar adelante la ejecución del presupuesto pero que no redundan en la mejora de servicios ni obras de infraestructura y que solo ha logrado llevar el pasivo municipal por encima de los 100 millones de pesos durante el 2016.

Ante este panorama advertimos una vez más  y manifestamos  la necesidad de rever  en forma integral el presupuesto actual  ya que nos encaminamos a tener un 2017 peor que el 2016, donde el primer trimestre nos indica claramente lo mencionado.

Emilio Adobato.