Los beneficios del coco para la salud

Algunos expertos consideran al aceite de coco como un “alimento funcional”, ya que es una herramienta de gran alcance contra las enfermedades inmunes

Hace apenas unos 20 años que el coco es considerado saludable, ya que anteriormente se creía que estaba compuesto de grasas malas, e incluso era comparado con la grasa de la carne de cerdo. En la actualidad se han descubierto los beneficios del aceite de coco utilizados en la nutrición y en la cosmética. Algunos expertos consideran al aceite de coco como un “alimento funcional”, ya que es una herramienta de gran alcance contra las enfermedades inmunes gracias a su composición en un 50 por ciento de ácido láureo. Éste es un ácido graso con componentes antivirus, antibacterianos y antiprotozoarios, usado por el sistema inmunológico para atacar virus como herpes, gripe, bacterias, etcétera.

Pero el coco no se queda ahí, tiene mucho otros aportes saludables que da a nuestro cuerpo: acelera el metabolismo, ayuda a la gente que está intentando perder peso y regula los padecimientos de los que sufren de la tiroides. Sus grandes cantidades de sales minerales y potasio favorecen en la mineralización de los huesos. También, ofrece bajo aporte de proteínas e hidratos de carbono y es beneficioso para el sistema digestivo, ya que sus cantidades de fibra son muy propicias para las alteraciones intestinales. Su alto contenido de vitamina E sirve de antioxidante, junto a vitaminas hidrosolubles del grupo B.

Beneficios del coco

En la piel: Suaviza pieles secas o áreas resecas como los talones o rodillas. Se puede utilizar como una crema convencional, pero es muy grasoso, por lo que se recomienda usar sólo unas gotas.

En el cabello: Nutre, da suavidad y brillo. Puede usarse poniéndose el aceite de coco derretido sobre el cabello y dejarlo 20 minutos, antes del lavado.

En el rostro: Tanto la leche o el aceite de coco pueden sustituir al agua en recetas para mascarillas humectantes. También se los puede usar solos, aplicándolos con un algodón o las manos y dejándolos actuar por 10 minutos. Porque es refrescante y no irrita la piel, incluso las más delicadas.

Para tomar baños: la leche puede usarse para baños combinada con flores, especies, hierbas y otros aceites esenciales para tratamientos en la piel. También se usa la pulpa como exfoliante corporal. Esta tradición se originó en las islas Polinesias, ahora se ha incorporado en algunos tratamientos en spas. En casa, basta poner el aceite o la leche de coco en la bañera.

Para masajes en el cuero cabelludo: en la India se usa este aceite para dar masajes en esa zona porque se cree que ayuda a balancear el calor en el cuerpo.