Las FF.AA. reafirman su apoyo a Maduro, que anuncia una cacería de conspiradores

El general Padrino López, ministro de Defensa, leyó una proclama en la que apoya la convocatoria a la Constituyente. El presidente dijo que su plan judicial busca defender el decoro del país ante una supuesta amenaza imperial.

Con el fuerte apoyo expreso de la cúpula de las Fuerzas Armadas, el presidente Nicolás Maduro endureció su política interna tras el éxito que tuvo la oposición al convocar a un plebiscito contra la Constituyente. El mandatario puso en marcha un “plan especial de justicia de emergencia” para capturar a supuestos “conspiradores”, que según asegura actúan en el país contra su gobierno.

La iniciativa, señaló, fue presentada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que actúa como un poder paralelo al Parlamento. El jefe de Estado hizo el anuncio desde el palacio presidencial de Miraflores, donde lanzó el Consejo de Defensa de la Nación (Codena), compuesto por todos los poderes del Estado.

Las Fuerzas Armadas confirmaron ayer su alineamiento con el gobierno de Maduro a través del ministro de Defensa, Vladimir Padrino López. El jefe militar dijo que la Asamblea Constituyente convocada por el mandatario tiene un “carácter legítimo”, y anunció que el 30 de julio, cuando se elegirán a los 545 integrantes, las fuerzas de seguridad serán “desplegadas” en todo el país para garantizar que los venezolanos puedan participar en estos comicios.

“La institución castrense ratifica su carácter antiimperialista y llama a sus hombres y mujeres a cerrar filas y permanecer firmes en nuestras convicciones patrióticas”, sostuvo Padrino al leer un comunicado de la institución.

En la misma línea, el jefe militar salió a atacar al presidente estadounidense Donald Trump por amenazar con aplicar sanciones económicas a Venezuela si el gobierno continuaba con la Constituyente.

Después de calificar como “cobarde y vil” la declaración de Trump, dijo que el mandatario estadounidense “ha osado amenazar de modo vil y desmesurado al pueblo venezolano”. “Es una descarada intromisión en los asuntos internos del país con lo cual se viola el derecho internacional y el principio de autodeterminación de los pueblos, como es costumbre por parte del imperialismo norteamericano”, agregó.

La oposición le viene reclamando a las fuerzas militares que se despeguen de Maduro y respalden la voluntad del pueblo de realizar elecciones libres en Venezuela. Lo hacen tomando como base que hay descontento en un sector de las Fuerzas Armadas, especialmente en el ámbito de suboficiales y soldados, por la represión desmedida y por la grave crisis económica que soporta el país.

Inclusive en la consulta del domingo pasado, que votaron afirmativamente 7,6 millones de venezolanos, la oposición incluyó una pregunta puntual sobre los organismos militares. “¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional (Parlamento)?”, era el interrogante, al que todos respondieron afirmativamente.

La declaración de Padrino López demuestra que la cúpula castrense está dispuesta a mantener el alineamiento con el gobierno en un momento tan crucial como el actual, donde una ola de protestas sin precedentes está cercando a Maduro. La represión ya dejó casi un centenar de muertos y más de 4.000 detenidos, según las recientes cifras de la ONG de defensa de los derechos humanos Foro Penal Venezolano (FPV).

Maduro, en tanto, anunció que el plan para detener “conspiradores” será un trabajo “combinado con el Tribunal Supremo de Justicia, la justicia militar, los órganos policiales, el ministro de Interior, Néstor Reverol, y la vicefiscal general Katherine Harrington.

No dio precisiones sobre bajo qué conceptos delictivos se considerará a alguien “conspirador”. Sólo aseguró que la iniciativa arrancará de inmediato para la “búsqueda y captura de todos estos conspiradores y para el castigo ejemplar”.

Luego, con el estilo declamatorio que utiliza en sus discursos,Maduro afirmó que busca “defender el decoro” del país ante una supuesta “amenaza imperial”, en referencia a la advertencia lanzada por Estados Unidos de aplicar sanciones económicas a Venezuela.

Este plan de Maduro provocó temor en la oposición y en organismos de derechos humanos. Una de las primeras en referirse al tema fue “Venezuela Awareness” (VA), quien señaló que va a dar lugar a “una atroz persecución de la oposición”.

La iniciativa, apuntó VA, esconde la creación de un “sistema de justicia paralelo” que pondrá a la oposición venezolana en “total indefensión jurídica”, porque se trata de “tribunales especiales a la medida del dictador”. Con este proyecto, denunció, Venezuela “se pone de espaldas al sistema legal” y el Gobierno tumba las “libertades fundamentales y las garantías del debido proceso consagradas en la Constitución”.

En definitiva, puntualizó la organización de derechos humanos, se trata de un plan de “justicia paralela” que tiene como objetivo “perseguir, capturar, procesar, condenar y aniquilar a los que se oponen al actual régimen de Maduro”.