Hallaron un tesoro nazi en oro de 130 millones de dólares enterrado en el mar

El carguero alemán SS Minden se hundió en 1939 sobre las costas de Islandia con una presunta carga de cuatro toneladas del metal en su interior. Un polémico grupo de cazadores de fortunas británico está buscando el permiso del gobierno en Reykjavik para extraerlo

Un grupo de cazadores de tesoros británico asegura haber hallado un cofre que podría contener hasta 100 millones de libras esterlinas (unos 130 millones de dólares) de oro nazi encerrado en un naufragio sobre la costa de Islandia.

Advanced Marine Services dice haber encontrado una caja con hasta cuatro toneladas del metal, que habría provenido de un banco en Brasil, y que quedó atrapada en el carguero alemán SS Minden cuando se hundió en 1939.

El buque se fue a pique pocos días después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue interceptado por dos cruceros británicos y la tripulación alemana decidió hundir su propio barco antes de dejar que caiga en manos británicas.

Los buscadores de tesoro fueron acusados a principios de año de estar tratando de retirar el oro sin solicitar un permiso al gobierno de Islandia ni haber anunciado sus intenciones, según recordó el Daily Mail.

En ese momento la guardia costera islandesa se aproximó al barco explorador noruego Seabed Constructor, rentado por Advanced Marine Services, y les exigió explicaciones. Pero las respuestas fueron contradictorias y el buque fue enviado a Reykjavik para que sus tripulantes pudieran ser interrogados por la policía.

Frente a las autoridades dijeron que estaban observando el naufragio por su valor histórico.

Pero ahora los buscadores de tesoro han solicitado permiso al gobierno de Islandia para intentar hacer un agujero en el casco del SS Minden y extraer su carga. Reykjavik aún no se ha explayado sobre la cuestión, y existe un debate legal en curso sobre quién es legítimo dueño del tesoro, si se logra extraerlo.

El SS Minden partió de Brasil el 6 de septiembre de 1939 con un carga de oro proveniente del Banco Germanico, un subsidiario del Dresdner Bank de Alemania, según reconstruyó el periódico The Sun.

En ruta a puertos germanos y a unos 190 kilómetros de la costa de Islandia fue visto por el HMS Calypso y el HMS Dunedin, y el capitán del carguero recibió entonces las órdenes de hundir su propio barco antes que entregarlo a los británicos.

Tras cumplir con la orden la tripulación fue llevada por los británicos a Scapa Flow, base naval de la Marina Real en las Orcadas y se dejó registrado que la carga no tenía valor.

Hapag-Lloyd AG, versión actual de la empresa Norddeutsche Lloyd, dueña del Minden, no pudo corroborar el contenido de las cajas misteriosas ya que sus archivos fueron destruidos en un bombardeo durante la guerra, reportó el Iceland Monitor.

Pero sí se pudo reconstruir su ruta, que inicialmente estaba pautada entre Buenos Aires, Argentina, y Durban, en Sudáfrica. Desde allí tenía prevista navegar hacia Asia.

Pero en el contexto de una guerra entre Alemania y el Commonwealth británico, del que Sudáfrica es parte, se ordenó al Minden que navegara en cambio al puerto neutral de Río de Janeiro antes de emprender la vuelta a Alemania, según una investigación del profesor de la Universidad de Londres, Keith Michel.