Atentados en Barcelona: los terroristas compraron cuatro cuchillos y un hacha horas después del ataque en La Rambla

La información fue confirmada por el juez de la causa; alertan que el cerebro de la célula planeaba inmolarse

A casi una semana del doble atentado que sufrió el jueves pasado Barcelona , uno de los centros turísticos más grandes de España , la investigación avanza y devela día a día nuevos detalles sobre la célula terrorista formada por un líder religioso musulmán en la ciudad catalana de Ripoll que terminó con la vida de quince personas.

Hoy, de acuerdo a lo publicado por el diario El País, el juez de la Audiencia Nacional que lleva la causa, Fernando Andreu, confirmó que los jihadistas que atentaron en La Rambla y Cambrils compraron cuatro cuchillos y un hacha en un comercio del municipio tarraconense apenas tres horas y media antes del segundo ataque.

Según el ticket obtenido, hicieron esta compra el 17 de agosto de 2017 a las 21.26 hora local.

“La explosión [de la vivienda de Alcanar], que truncaría el plan inicial de los terroristas, precipitó la sucesión de hechos posteriores. Esto es, el alquiler de las furgonetas, el atropello múltiple en La Rambla de Barcelona y el ataque con armas blancas en Cambrils”, asegura Andreu, que ayer decretó el ingreso en prisión sin fianza de dos de los detenidos.

El juez advirtió además que en la vivienda allanada en Ripoll “se estaban confeccionando artefactos explosivos con la finalidad de cometer una acción terrorista de gran envergadura”. De hecho, varios indicios alertaron sobre un posible ataque a La Sagrada Familia, el emblemático templo de Antoni Gaudí.

En esa misma casa, la Policía de Barcelona encontró una hoja manuscrita en árabe que decía: “En nombre de Allah, El Misericordioso, El Compasivo. Breve carta de los soldados del Estado Islámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores”.

Últimas noticias sobre la investigación

  • La Policía encontró un cinturón con explosivos auténticos en la casa de Ripoll.
  • Seis de los agresores abatidos por la policía llevaban chalecos suicidas falsos.
  • Uno de los cuatro sospechosos sobrevivientes trabajaba en un cibercafé.
  • Las autoridades buscan conexiones de los atacantes de Barcelona dentro y fuera de España.
  • Según uno de los cuatro sospechosos que el martes comparecieron ante el juez, el imán Abdelbaki es Satty, considerado el cerebro de los ataques, planeaba inmolarse en un gran atentado.
  • En Bélgica, aseguran que Satty vivió en una localidad cercana a Bruselas entre enero y marzo de 2016.