12 remedios para prevenir el cáncer de mama

El cáncer puede ser considerada (o creo que ya lo es) la enfermedad del siglo XXI y que más está afectando a la salud. Actualmente muchas personas pasan por esta enfermedad y gracias a Dios cada vez son más las personas que consiguen luchar y vencer esta batalla.

Uno de los cáncer de los que más se habla en la actualidad, es el cáncer de mama (o seno). Cada vez hay más información e interés por parte de las mujeres para intentar prevenir esta enfermedad o combatirla en caso que se la hayan detectado (es importante hacerse su chequeo anual con una mamografía).

Es por eso, y para poner nuestro granito de arena, que queremos nombrar  12 de los remedios más utilizados en la actualidad para poner prevenir esta tipología del cáncer:

  • Cimicifuga: El extracto de la cimicifuga se utiliza para reemplazo hormonal del tratamiento para reducir los síntomas de la menopausia. Estudios recientes han demostrado que puede prevenir este cáncer en torno a un 61%.
  • Muérdago: Aunque no es que se hayan realizado pruebas con enfermos de cáncer se dice que inyectarse Iscador (un derivado del muérdago) es bueno para la inmunización corporal y reducir/eliminar el crecimiento de las cédulas cancerígenas.
  • Vitamina D: Una gran diversidad de estudios han demostrado que consumir este nutriente es buenísimo para evitar la reproducción de células malignas y en caso que estas estén presente, las elimina más rápidamente de lo normal.
  • Cúrcuma: Utilizar la cúrcuma como suplemento alimenticio es muy bueno para ejercer un efecto de protección contra diversos cánceres, como el de piel o el de mama.
  • Té verde: Es bien sabido que el té verde tiene propiedades anti-cancerígenas. Esto es gracias a sus polifenoles que destruye las células cancerígenas y ayuda a reducir el tamaño de los tumores ya originados. Para las mujeres es muy importante beber este té habitualmente (unas 3 tazas al día al ser posible), para poder prevenir el cáncer de mama. Realmente los tés tienen muchos beneficios.
  • El trébol rojo: Se ha utilizado tradicionalmente para la prevención del cáncer de mama, gracias a su genisteína. Esta sustancia frena los avances de las células cancerígenas. Los científicos recomiendan la ingesta de diaria de un extracto de trébol rojo para conseguir estos fines ya que no aumenta el la densidad del tejido mamario.
  • Guanábana: Tanto sus frutos, sus hojas como sus semillas, tienen propiedades de prevención contra el cáncer. Y no solo para el cáncer de mama, si no también para el de próstata, piel…
  • Ajo: El ajo se dice que tiene una relación con el cáncer (de manera positiva). Estudios revelan que mientras mayor sea el consumo del ajo, menos es el número de casos de personas con cáncer. Todo esto ha sido gracias a resultados dados en estudios demográficos. Debido a su efecto “protector” bloquea la entrada de elementos cancerígenos y mejora la reparación del ADN.
  • Ginseng siberiano: Al igual que pasa con el muérdago, su consumo moderado y paulatino hace tener efectos muy positivos para la protección y prevención del cáncer de mama.
  • Cardo mariano: Aunque está en sus primeras etapas de estudios, los resultados preliminares muestran resultados muy positivo. Y todo gracias a sus antioxidantes (los antioxidantes en general son muy beneficiosos en la lucha contra el cáncer)
  • Maguey: Debido a su fuerte poder depurativo, se aconseja el consumo de maguey para la prevención del cáncer de mama.
  • Manto de la Virgen: Esta planta de tan peculiar nombre, se utiliza sobre todo en Pakistán y se bebe como té. Tiene unas propiedades tan fuertes que pueden matar las células malignas del cáncer de mama e incluso detener su reproducción.

Como podrán observar hoy en día existen multitudes de estudios que demuestran la gran variedad de ingredientes y/o remedios que existen para poder prevenir, controlar y ayudar a eliminar las células cancerígenas que producen el cáncer de mama. Y existen muchas más que estás 12 que hemos nombrado.

Pero lo importante de todo esto es intentar tener una vida muy sana, hacer deporte, comer saludable y cuidarse uno mismo siempre. Y sobre todo, acudir mínimo una vez al año a la revisión y hacerse sus mamografías para saber que todo va por el buen camino.