Al menos 215 muertos en un atentado con camiones bomba en Somalia

El ataque fue perpetrado contra un hotel y un mercado en Mogadiscio, capital del país africano. La organización terrorista Al Shabab se atribuyó el golpe. Hay más de 350 heridos

El atentado con camiones bomba perpetrado el sábado contra un hotel y un mercado de Mogadiscio, capital de Somalia, acabó con la vida de al menos 215 personas y causó también más de 350 heridos, confirmaron este domingo fuentes sanitarias a la agencia EFE.

El ataque fue perpetrado por terroristas de la organización terrorista somalí Al Shabab.

El atentando que se registró al lado del céntrico hotel Safari sobre las 15.40 hora local (12.40 GMT), es el más mortífero en Mogadiscio desde las elecciones del pasado mes de febrero, y también ha dejado un gran número de heridos aunque aún se desconoce la cifra exacta.

El comandante de la policía de Mogadiscio, Mahad Abdi Gooye, indicó que un segundo camión bomba reventó junto a la antigua sede de la aerolínea nacional Somalia Airlines, en el distrito de Wadajir.

Gooye apuntó que es muy probable que la cifra de fallecidos aumente en las próximas horas debido a la virulencia de los ataques.

Los hospitales, faltos de medicamentos y sangre, están totalmente desbordados mientras intentan salvar la vida de los heridos por el ataque contra el hotel Safari y un concurrido mercado de la ciudad, que con este último balance provisional de decesos se coloca como el peor que ha sufrido el país en su historia.

Según los medios locales, la gran mayoría de los fallecidos en el ataque, del que Al Shabab aún no ha reclamado la autoría, eran civiles, principalmente vendedores ambulantes que comerciaban en la que era una de las calles más transitadas de la ciudad.

Al Shabab, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país y aspira a instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia.

Este país del este de África vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.