Giro en Cataluña: Mariano Rajoy suspendería la intervención si hay elecciones

Mañana vence el segundo ultimátum para que los separatistas digan si declararon la independencia

Ultima oferta antes del choque en la crisis con Cataluña en el segundo ultimátum que vence mañana. El gobierno deMariano Rajoy ofreció frenar la intervención en la autonomía si, a cambio, el gobierno independentista convoca a elecciones anticipadas en un marco de legalidad y transparencia.

Pero, por penoso que parezca, la oferta no parece haber movido en nada el ánimo de “todo o nada” en la Generalitat.

Según trascendió, lo que quiere el gobierno de Carles Puigdemont no es la oferta de diálogo de Rajoy sino la propia. Esto es: no se mueve ni un centímetro del confuso mensaje del lunes pasado.

“Le pido por favor al señor Puigdemont que actúe con sensatez, con equilibrio y que ponga por delante los intereses de lo ciudadanos”, dijo hoy el presidente Rajoy en una intervención en el Congreso de los Diputados.

Faltan apenas horas para que, si Puigdemont no mueve ficha, el gobierno español se vea obligado a aplicar un mecanismo de intervención en la autonomía catalana.

Es la primera vez que eso ocurriría en los 40 años de democracia en España . La medida tiene el apoyo de las principales fuerzas de oposición. Esto es, Ciudadanos y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Pero la verdad es que ninguno quiere seguir adelante por ese camino y, hasta último momento, se mantiene la vía abierta para evitarlo.

De hecho, la oferta de La Moncloa de frenar todo a cambio de elecciones en Cataluña es un nuevo y sorpresivo giro que muestra flexibilidad por parte del gobierno central.

“La única salida viable es que haya elecciones en Cataluña”, sostiene, desde hace ya semanas, el PSOE. La Moncloa comparte el criterio y le bastaría un anuncio para poner freno a todo.

Pero, según trascendió, la oferta no parece haber movido nada en la Generalitat, donde Puigdemont quiere quedarse con el papel para la historia de haber declarado la independencia de la región. Aunque eso suponga un salto al vacío.

Empresas y fondos siguen saliendo en nada de la región y son muchos los catalanes que están asustados por el incierto futuro de una independencia no acordada, como la que pretende Puigdemont y su equipo.

“No nos rendiremos”, dijo su vocero, Jordi Turull.

La apuesta de La Moncloa y de los partidos de oposición en Madrid es que el mensaje de frenar todo a cambio de elecciones permee en el gobierno catalán y logre consenso entre los sectores más moderados del independentismo.

De hecho, son muchos los independentistas catalanes que quieren elecciones. Hasta el propio vicepresidente, Oriol Junqueras, sostuvo que, de haber elecciones “los independentistas arrasaríamos”.

No se entiende, a esta hora, por qué no cuaja la nueva oferta de La Moncloa.

Quedan menos de 24 horas para que, mañana a las 10, si no hay respuesta clara de Barcelona, Madrid disponga medidas de intervención sobre la autonomía catalana.