El macrismo habla de amplio triunfo nacional, incluida Santa Fe

El jefe de Gabinete evitó adelantar resultados, pero desde Cambiemos se mostraron muy confiados en los resultados. En provincia de Buenos Aires, macrismo y kirchnerismo se dicen ganadores

El gobierno nacional esperaba con gran optimismo los resultados de las elecciones de este domingo, pues los primeros datos y las encuesta en boca de urna lo daban ganador en la mayoría de los distritos, incluido Santa Fe. Donde había incertidumbre es en provincia de Buenos Aires: allí, donde competía con Cristina Kirchner, tanto el oficialismo nacional como Unidad Ciudadana decían manejar datos que los ubicaban arriba, por escaso margen. Lo que anticipa otra votación pareja, como la de las Paso.

Por lo pronto,el oficialismo volvía a ganar en Córdoba, Mendoza, Ciudad de Buenos Aires (donde Elisa Carrió arrasaba), Entre Ríos Santa Cruz, La Pampa, Jujuy, Neuquén, Corrientes y San Luis.Y sumaba la estratégica Santa Fe, siempre según los números que maneja el propio gobierno y que el escrutinio debe confirmar. También Salta, donde Juan Manuel Urtubey, el gobernador peronista con ambiciones presidenciales, admitió la derrota.

Por el voto electrónico

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, fue muy prudente en su primera aparición pública luego de cerrada la votación. Cerca de las 18.30 el funcionario salió a hablar en el búnker de Cambiemos y fue muy prudente al no dar resultados: apenas si dijo, ante una pregunta sobre Elisa Carrió, que estaba muy confiado en que se repitiera el buen resultado que obtuvo la candidata porteña de Cambiemos en las Paso.

Peña sostuvo que el escrutinio es lento por el sistema electoral, al que adelantó que Cambiemos intentará modificar por el voto electrónico. “Esperamos que sea la última elección nacional con el sistema de boleta papel”, dijo el funcionario. Quien de todos modos, aseguró que “la transparencia” de los comicios “está garantizada”. A su lado estaba el presidente de la UCR e intendente de Santa Fe, José Corral.

Las elecciones nacionales generales para definir diferentes cargos legislativos se desarrollaron con normalidad en todas las localidades de la provincia de Santa Fe, según informaron desde la Secretaría Electoral. También fue a buen ritmo y sin problemas de consideración el proceso en todo el país. En ambos casos, mucha gente fue a votar: el gobierno nacional informó el 78 por ciento. Ahora arranca un escrutinio que se espera que sea bastante más rápido que el de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (Paso), aunque oficialmente los resultados se empezarán a informar desde las 21, adelantó el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez.

Los centros de votación abrieron a las 8. A las 8.50 horas, el Correo emitió el primer informe en el que certificó que estaba constituido el 100 por ciento de las mesas en 12 departamentos santafesinos, mientras se registraban algunas demoras en Rosario (98%) y otros departamentos.

Según datos de la Secretaría, hubo retrasos en las mesas pero luego la jornada transcurría sin problemas de consideración.

Sobre la conformación de mesas, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, informó que “hubo algún pequeño retraso en alguna situación muy particular, aunque en menor cantidad que otras veces” y valoró que “por suerte están acompañándonos las condiciones climáticas”.

En cuanto al desarrollo de los comicios, recordó que “éste es un operativo conjunto entre las secretarías electorales de la Nación y la provincia” y remarcó que “las elecciones generales tienen menor complejidad que las Paso porque hay menos candidatos”.

En la ciudad de Buenos Aires hubo algunas denuncias por uso de boletas de las Paso en el cuarto oscuro, de acuerdo a reportes de la Junta Electoral.

En esta elección se renovará un tercio de la Cámara de Senadores para el periodo 2017- 2023 -correspondientes a ocho provincias- y la mitad de las bancas de la Cámara de Diputados para el periodo 2017-2021, de todos los distritos.

Se define el tablero político nacional

El gobierno nacional enfrentó este domingo su gran examen electoral de mitad de mandato, en comicios en que se renovará la mitad de la Cámara de Diputados de la Nación (127 bancas) y un tercio del Senado (24 escaños), con un ventaja de partida: con el peronismo fragmentado y la oposición atomizada, Cambiemos es la única fuerza con presencia en todo el país. En la provincia de Santa Fe se votaron diputados nacionales y concejales. Los argentinos votaron entre las 8 y las 18, en medio de la conmoción que generó la certeza de que el cuerpo hallado en el río Chubut corresponde a Santiago Maldonado. El caso que estuvo presente toda la campaña y sobre todo en el último tramo, cuando incluso se suspendieron actividades públicas ante el peso del horrible desenlace.

Como sea, el oficialismo nacional, que ya hizo una muy buena elección en las Paso, mejorará seguramente su representación legislativa, lo cual le dejará planteado un escenario más favorable para encarar proyectos que el presidente Mauricio Macri considera clave, como las reformas laboral y jubilatoria.

La gran apuesta del macrismo es retener los distritos en los que ya ganó en las Paso (Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Jujuy, San Luis, Neuquén, La Pampa, Entre Ríos, Corrientes y Santa Cruz) y sumar al menos dos distritos en los que salió segundo por poco y que son vitales por su tamaño y por el golpe que una victoria de Cambiemos significaría para el kirchnerismo: provincia de Buenos Aires y Santa Fe.

Buenos Aires –por tamaño y peso político– es, otra vez, la madre de todas las batallas. Allí, en el rubro senadores, compite la ex presidenta Cristina Kirchner, primera por poco en las Paso. Y si bien enfrente tiene a un candidato desangelado como Esteban Bullrich, en realidad allí la campaña oficialista se la cargó al hombro la gobernadora María Eugenia Vidal, la gran estrella de Cambiemos. Habrá que ver si en medio de la polarización logran hacer una elección relativamente digna otros candidatos, como Sergio Massa y Florencio Randazzo, para poder meterse en la grilla de presidenciables de cara a 2019.

En Santa Fe, en tanto, Cambiemos juega con un candidato de poca experiencia pero espera que la marca lo lleve a un triunfo que se le negó en las Paso ante el Frente Justicialista, que lleva a Agustín Rossi y Alejandra Rodenas en los primeros lugares, y aspira a que no tenga fuga de votos que en las internas abiertas fueron a la ex jueza. El Frente Progresista, en tanto, viene de atrás, pero es oficialismo en la provincia e hizo una campaña fuerte para mejorar la performance de su primer candidato, el actual ministro de Producción, Luis Contigiani.

Ganar en los cuatro distritos más grandes (en ciudad de Buenos Aires, con Elisa Carrió, y en Córdoba, con Héctor Baldassi, que arrasó en las Paso) le daría un volumen político inédito a Cambiemos, lo cual seguramente, de darse, animará al presidente Macri a lanzar la reelección más temprano que tarde.

La oposición, en tanto, comenzará el día después y según los resultados un largo proceso de reacomodamientos con el objetivo de encontrar fórmulas que la vuelvan competitiva para enfrentar la disputa por el poder real, en 2019. Dependerá en gran parte de los resultados de este domingo el lugar de Cristina Kichner en ese intríngulis.