El costo de la luz en Santa Fe subirá al menos un 30 %

La suba autorizada es de 17 por ciento para diciembre y 13 por ciento para febrero. Pero el aumento podría ser mayor.

El costo de la energía volverá a aumentar en diciembre y también registrará una nueva suba en febrero, según propuso ayer el gobierno nacional en la audiencia pública. De esta forma la tarifa de la Empresa Provincia de la Energía (EPE) sufrirá un aumento en promedio del 17 por ciento para el primer tramo y del 13 por ciento para el segundo período. No obstante, la suba real para los hogares santafesinos podría ser aún mayor, ya que que la distribuidora santafesina podría sumar su propia actualización. Durante la audiencia pública que se realizó en el porteño Palacio de las Aguas, el subsecretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga, precisó que el aumento acumulado en la factura final para los usuarios de menor consumo eléctrico fuera del área metropolitana será de 38 por ciento, como consecuencia de los ajustes que serán aplicados en diciembre y febrero próximos.

Sruoga señaló también que “el impacto va a ser mayor en Edenor y Edesur”, que cubren el área metropolitana, cuyos usuarios afrontarán “aumentos mayores”, porque se normalizará el valor agregado de distribución (VAD), tal como se hizo en los últimos años en las compañías distribuidoras provinciales.

Juan Alcaraz, abogado de la Multisectorial contra los Tarifazos, se quejó de que las audiencias públicas “son un mero formalismo” y no dan lugar a una verdadera discusión sobre las subas y advirtió que el impacto de este nuevo incremento “va a ser terrible” para los usuarios. “Argentina va a ser uno de los países con mayor pobreza energética, que es cuando las tarifas que tienen que pagar los usuarios supera el 10 por ciento de su ingreso mensual”, destacó.

El representante legal recordó que al aumento de la tarifa energética anunciado ayer hay que sumarle que la EPE también retocará sus números y eso significará una suba final mucho más alta. “La gente tiene que estar preparada porque seguramente la provincia también va a encarecer la energía. En 2018 la EPE va a volver a plantear incrementos y creemos que será una suba del 40 por ciento o más”, advirtió.

Además, Alcaraz dijo que hay que tener en cuenta el nuevo incremento que regirá para el gas y también una suba para el servicio de agua. “En algunos casos la gente va a tener que optar entre comer y pagar los servicios. Cuando empezó todo esto, en 2016 la gente gastó los ahorros, en 2017 se empezó a endeudar y ahora no tiene capacidad de mayor endeudamiento”, puntualizó.

Detalles

Según los cuadros presentados por el funcionario nacional, las facturas más costosas fuera del área metropolitana, para consumos de hasta 300 Kwh por mes, recaerán sobre los usuarios de la distribuidora bonaerense Edes, la cordobesa Epec, la neuquina Epen y la EPE, que deberán pagar unos $800 mensuales en diciembre y $900 desde febrero, sin considerar los impuestos.

Sruoga precisó que las subas serán en diciembre de 25 por ciento y 16 por ciento en febrero para Edelap (La Plata); 23 por ciento y 12 por ciento para Edes, al igual que para la también bonaerense Eden; 26 y 15 por ciento para la mendocina Edemsa; 25 por ciento y 14 por ciento para la chaqueña Secheep; y 25 por ciento y 15 por ciento para la tucumana Edet.

El cuadro se completa con aumentos en diciembre y febrero, respectivamente, de 25 por ciento y 12 por ciento para la jujeña Ejesa; de 25 por ciento y 12 por ciento para la salteña Edesa; de 22 por ciento y 13 por ciento para la rionegrina Edersa; de 14 por ciento y 12 por ciento para la neuquina Epen; de 16 por ciento y 13 por ciento para Epec, de Córdoba; y de 17 por ciento y 13 por ciento para EPE, de Santa Fe.

La proyección realizada por Sruoga en base a los cuadros tarifarios vigentes a septiembre contempló aumentos promedio en los costos de abastecimiento de las distribuidoras de 32 por ciento en diciembre y de 19 por ciento en febrero del año próximo.

El secretario aclaró que el cálculo final de las tarifas se hará “una vez que se desarrolle el mes, se calcule la efectiva disponibilidad de cada una de las instalaciones, líneas, interruptores, transformadores, el efectivo ingreso que tienen las concesionarias y el dato cierto de la demanda”. Admitió, sin embargo, la repercusión que tendrá la nueva remuneración propuesta para el transporte, donde hasta ahora “había un componente importante de subsidio, que se va a eliminar y va a ir a cargo de la demanda”.

Esa corrección frente a la situación actual implicará un salto en el Gran Buenos Aires, de 580 por ciento (desde $ 6 hasta $ 34,8 por Mwh), debido a que se pagaba “bastante poco al tener definido el nodo 1 en Ezeiza, por la metodología vigente”.

La remuneración por transporte aumentará 31,4 por ciento en la provincia de Buenos Aires (de $90,6 a $119,1); 33,3 por ciento en la zona Centro (de $26,1 a $34,8); 30 por ciento en el Comahue (de $74,9 a $ 97,4); 37,2 por ciento en Cuyo (de $64,4 a $88,4) y 35,9 por ciento en el Litoral (de $25,6 a $ 34,8).