Un infierno: la térmica en Reconquista roza los 50 °C