Guillermo Giarratana, de Médicos Sin Frontera, contó su tremenda experiencia