Rechazan la intromisión de capitales privados en los clubes

“Desde siempre hemos sostenido una clara oposición a las intenciones que los clubes puedan convertirse en sociedades anónimas”, expresa la diputada provincial Claudia Giaccone.

“Junto al Movimiento Social del Deporte (MSD) más dirigentes y organizaciones sociales, insistimos en rechazar terminantemente la intromisión del Gobierno Nacional para inducir a la mercantilización indebida en una de las más tradicionales y eficaces organizaciones libres del pueblo: los clubes sociales, culturales y deportivos”, agregó.

“Los clubes en Argentina pertenecen a sus socios, que eligen a sus dirigentes y donde –aún en las épocas más oscuras de nuestra historia- nunca se dejó de votar. No es buenos entregarlas a uno o dos dueños, muchas veces personas desconocidas”, manifiesta la legisladora. “Somos uno de los pocos países del mundo con esta proliferación de asociaciones civiles preocupadas por una tarea social y educativa enorme. Fundadas en barrios o en comunidades, grupos de personas resolvieron formar un club buscando un lugar de encuentro para el deporte, pero además para trabajar en formación, contención, prevención e inclusión de las nuevas generaciones. Muchos de ellos se hicieron grandes, y ahora este modelo de sociedades anónimas viene a buscarlos, para aprovecharse del trabajo de décadas que generó el amor por los colores, una pasión por ellos, y ahora entonces hay quienes piensan usarlas para generar ganancias”.

Giaccone muestra además su oposición al juego de apuestas llamado “PRODE online”, cuando curiosamente se resuelve por Decreto Nacional liquidar Lotería Nacional, que operaba el Concurso de Pronósticos Deportivos (PRODE) y que también se elimina. “Todo esto es preocupante, ya que cabe preguntarse si será entonces que instituciones de capital privado se harán cargo de administrar y usufructuar los recursos de esos nuevos juegos online”, dice la diputada santafesina.

“Siempre, sea por barrio, por comunidades, grupos de personas resolvieron formar un club buscando un lugar de encuentro para el deporte, pero además para trabajar en formación, contención, prevención e inclusión de las nuevas generaciones. Eso ocurre desde hace más de 100 años, la mitad del tiempo de vida que tenemos como país, y ahora es puesto en peligro”, continúa diciendo.

“Somos uno de los pocos países del mundo con esta proliferación de asociaciones civiles preocupadas por una tarea social y educativa enorme, que muchos de ellos se hicieron grandes. Y ahora este modelo de sociedades anónimas viene a buscarlos, para aprovecharse del trabajo de décadas que generó el amor por los colores y una pasión por ellos.

“Debemos juntarnos desde abajo para impedir este nuevo intento de hacer negocios con el deporte. Quieren llevarse por delante años de construcción de asociaciones, federaciones, ligas, etc. Desean pasar la espumadera, quedarse con lo mejor y olvidarse del resto. Buscan que les regalen algo extremadamente valioso construido con mares de sudor: EL COLOR DE LA CAMISETA”, concluye la diputada Giaccone.

Más Información