Marcelo Villanúa será el nuevo jefe de la policía de la provincia

Es el actual jefe de la Unidad Regional II y reemplazará a José Luis Amaya, quien pidió el retiro. En Rosario asumirá Claudio Romano.

La policía de la provincia de Santa Fe tendrá un nuevo jefe a partir del próximo miércoles. El director general José Luis Amaya, quien había asumido en agosto de 2016, pidió su pase a retiro tras 32 años de servicio en la fuerza y por disposición del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, su reemplazante será el director general Marcelo Villanúa, quien hasta la semana que viene seguirá siendo el titular de la Unidad Regional II con sede en Rosario. El acto formal de traspaso se realizará el próximo miércoles 14 en esta ciudad en la Jefatura de Ovidio Lagos al 5200.

Cambio pensado

“Este es un cambio que se venía pensando desde el pasado mes de noviembre cuando el actual jefe de la fuerza, el director Amaya, presentó los papeles para solicitar su retiro después de exceder los años de servicios en la policía y nada tiene que ver con la coyuntura actual de violencia que se vive en algunos sectores o barrios muy determinados de Rosario”, aseguró Pullaro en diálogo con La Capital. Sin embargo, el ministro dijo que “no se hizo antes el recambio porque mover una pieza tan importante en una institución vertical como la policía implica otra serie de movimientos en cadena que hay que pensar fríamente y con las carpetas de antecedentes de cada uno de los candidatos sobre la mesa para no cometer errores”.

Respecto al saliente director Amaya, el ministro se mostró “sumamente conforme con la tarea desplegada desde su asunción en agosto de 2016, tiempo en el cual logró reordenar la fuerza, elevar los niveles de operatividad de las distintas reparticiones y fundamentalmente pudo recuperar la verticalidad y la voz de mando que no se tenía antes”.

“Un buen trabajo”

Consultado sobre si la elección de Villanúa no era un premio demasiado alto para el jefe de la Unidad Regional que marca el índice más alto de violencia en la provincia, Pullaro fue determinante al afirmar que “lo que sucede en Rosario no es un problema de prevención, algo en lo que el actual titular de la regional supo trabajar muy bien, como así también en el orden y el respeto a la organización de la fuerza. Esto va más allá de lo ocurrido en los últimos 40 días o en los 4 o 5 meses en los que, a lo largo de los últimos años, tuvimos picos de conflictividad altos. Es una decisión que se tomó porque creemos que es la persona adecuada para encabezar el proyecto de la reforma policial que está en marcha”.

Sobre esa reforma Pullaro dijo que se trata de la integración de “una policía de calle a bordo de patrulleros inteligentes con base en las seis nuevas estaciones policiales con las que contará la ciudad en reemplazo de las comisarías (una estación que se está construyendo, otra que está en proceso de licitación y una tercera que se licitará próximamente), una Policía de Investigaciones (PDI) vinculada estrechamente a esa fuerza de calle y más fortalecida con un jefe que está dando sobradas muestras de capacidad, las reformas en el Instituto de Seguridad Pública (Isep) donde se forman los nuevos agentes y todo eso vinculado a la Central de Información Criminal Operativa (OJO) que viene operando desde julio de 2016 y que tenemos la obligación de potenciar”.

Tras el ascenso de Villanúa, el cargo de jefe de la Unidad Regional II quedará en manos del actual número dos de la repartición, el director general Claudio Romano, aunque en algunos pasillos de la Jefatura ayer se rumoreaba que eso sería sólo por un par de meses y en forma temporaria ya que el designado para tal función sería el director general Juan Pablo Bengoechea, quien ya estuvo como subjefe en Rosario acompañando a Miguel Oliva, el antecesor de Villanúa, y en este momento se encuentra en el denominado D3 o Departamento de Operaciones.

Antes de llegar a Rosario, Villanúa se desempeñó en el Departamento de Inteligencia Criminal de la Jefatura provincial y previo a ello fue jefe del Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional II, subjefe de la Brigada de Investigaciones y titular de la Unidad Regional XVII con asiento en la ciudad de San Lorenzo.