Fuerte suba del impuesto inmobiliario rural y urbano

La norma se sancionó con 7 votos del oficialismo y 6 en contra del PJ. Para ello, dos senadores del justicialismo debieron retirarse.

El peronismo, que tiene la mayoría de la Cámara, de manera calculada perdió la votación en el Senado. Sólo con los votos de oficialismo se completó la sanción de la ley de reforma fiscal, que completa lo que comenzó hace 15 días con la ratificación del Consenso Fiscal y la sanción de la Ley Pyme.

La ley impositiva contiene modificaciones de fondo sobre varios tributos, y fue objeto de fuertes críticas aún entre quienes la votaron favorablemente, porque van a converger sobre el valor final del impuesto inmobiliario urbano y rural tanto su actualización respecto de la inflación (de entre un 25 y un 30%) como una nueva valuación de los inmuebles, algo más cercana a la realidad inmobiliaria. 

Desde el propio oficialismo, luego de levantar las manos, se pidió “prudencia” a los funcionarios del ministerio de Economía para “no causar graves perjuicios a los contribuyentes”, tanto en el campo como en las ciudades.

Por otra parte, el nuevo esquema fiscal baja de manera substancial el impuesto a los ingresos brutos, tal como se había comprometido Santa Fe ante sus pares y el Estado Nacional. También por efecto de un fallo de la Corte que podía dar lugar a una catarata de juicios contra el Estado provincial, ya no habrá para las empresas que “tributan en extraña jurisdicción” los efectos de “cascada”o de “aduanas interiores” que tantas veces señalaron distintos sectores de la producción.

La sanción de este jueves del Senado se corresponde también con la de la Ley Pyme que completó Diputados y contiene beneficios fiscales bastantes más amplios que los otorgados por la legislación nacional.

Extraña sesión

Para que el Frente Progresista, Cívico y Social pueda tener más votos que el bloque del PJ hicieron falta varios movimientos, demasiado evidentes.

De las 19 bancas del Senado santafesino, 11 son del justicialismo y 8 del FPCyS. Ayer hubo tres ausentes con aviso, con lo que al momento de tratar la norma había en sus bancas 9 senadores peronistas y 7 frentistas.

Primero la mayoría PJ votó el tratamiento y otorgó los dos tercios. Y luego se puso a consideración el proyecto venido de Diputados.

Cuando tomó la palabra el jefe del bloque del oficialismo, Felipe Michlig, para pedir un cuarto intermedio a fin de “aclarar la redacción de un artículo”, pocos le creyeron.

Cuestión de números

Con más o menos condiciones actorales se retiraron del recinto dos senadores del PJ: Joaquín Gramajo y Osvaldo Sosa. De ambos debe decirse que no hubo traiciones sino fidelidades extremas. Su retiro fue el fiel reflejo de las posiciones internas del justicialismo, tal como dijo Armando Traferri (San Lorenzo): “conduzco un bloque que tiene la unidad en la diversidad”.

En el Senado todos sabían que la sesión iba a terminar con la ley lista para ser aplicada y que se hizo lo necesario para que el resultado fuera el esperado. (Para entendidos: ya en la comisión de Presupuesto y Hacienda hubo un dictamen por la mayoría que -contra lo que ocurre normalmente- resultó ser el del oficialismo).

En política, además del resultado el final, importan las formas. El número teatral representado entre las bancas tiene un significado claro: el oficialismo debe cargar en sus espaldas con la sanción de la ley pedida por el gobernador Miguel Lifschitz y la oposición -una vez más- facilita la gobernabilidad.

Por otra parte, había buen clima en el Senado. Esta semana hubo otros argumentos de peso en favor del consenso, según consta en aquellas resoluciones del cuerpo que tienen la firma de todos los jefes de los bloques y fueron votadas por unanimidad. Incluso, en las redes sociales de los senadores puede verse que -después de un par de meses- volvió a tomar impulso el Fondo de Fortalecimiento Institucional.

>>> U$S 300 millones para pavimentos en los municipios

Con modificaciones al mensaje del Ejecutivo, el Senado aprobó por unanimidad la ley que autoriza a la provincia a tomar un préstamo por U$S 300 millones con dos objetivos.
Por una parte, se utilizarán esos fondos para financiar nuevos pavimentos “y otras obras complementarias” según la letra cambiada al proyecto inicial, en municipalidades y comunas.
Por otra, el proyecto que pasa a Diputados dispone el adelanto a cada gobierno comunal y municipal de la bota de cuanto le correspondería por el pago de la deuda de la Nación con la Provincia de Santa Fe.
En pocas palabras, el gobernador Miguel Lifschitz logró media sanción para convalidar su decisión de girarle anticipadamente lo que por aplicación de la ley de coparticipación con municipios y comunas recibirá Santa Fe, el día que la Casa Rosada pague la deuda K reconocida por un fallo de la Corte Suprema, en diciembre de 2015.

>>> El PJ pone condiciones para tomar más deuda

El justicialismo recortó un artículo del proyecto de ley de endeudamiento, que pedía a la Legislatura la autorización para tomar un préstamo por U$S 500 millones para la realización de obras. El ítem fue recortado del mensaje que logró media sanción y otorga beneficios a municipalidades y comunas por U$S 300 millones.
El jefe del bloque del PJ, tal como había anticipado en declaraciones a El Litoral, reiteró que el bloque mayoritario en el Senado no va a autorizar nuevos endeudamientos para obras hasta que “no se informe en detalle cuál ha sido la utilización de los U$S 500 millones que se autorizaron en 2016”. En ese sentido, recordó que está pendiente de respuesta por la Casa Gris un pedido de informes de la bancada opositora.
En tanto, Alcides Calvo (PJ-Castellanos) advirtió que en un país que sufre constantes devaluaciones de su moneda no es lo más acertado endeudarse en dólares mientras que se cuenta con fuertes acreencias en pesos. Obviamente se refería a la colación de títulos en el exterior planteada por el gobierno santafesino, mientras que la Nación no ha pagado a los santafesinos su deuda por la coparticipación mal liquidada durante los gobiernos kirchneristas.
Les respondió Felipe Michlig (UCR-San Cristóbal). Dijo que la deuda pública provincial es de las más bajas del país y sólo se ha destinado a obras “no a gastos corrientes”. Detalló que cada santafesino debe $ 3.100; cada cordobés, $ 11.500 y cada porteño, $19.000. “Santa Fe está cuatro y seis veces por debajo de esas jurisdicciones”, resumió.

Más Información

Continúan los trabajos de limpieza de cañerías de ASSA

18 septiembre, 2018

Aguas Santafesinas S.A informa a los usuarios de la ciudad de Reconquista que continúa el operativo intensivo de mantenimiento de la calidad del servicio con trabajos programados por sectores para optimizar el funcionamiento de la red de distribución domiciliaria. Comparte la Noticia