Adultos jóvenes: La obesidad puede elevar el riesgo de hasta 13 tipos de cáncer

Puede influir en la aparición precoz de las enfermedades a edades tempranas

Una revisión de estudios de la Universidad Case de la Reserva Occidental en Cleveland (Estados Unidos) ha confirmado que la obesidad puede aumentar el riesgo de hasta 13 tipos distintos de cáncer en adultos jóvenes, al intensificar los mecanismos celulares que promueven su desarrollo.

El cáncer se ha asociado habitualmente a adultos de más de 50 años pero cada vez son más habituales los casos a edades más tempranas. De hecho, casi un 10 por ciento de los tumores de mama y uno de cada cuatro nuevos casos de cáncer de tiroides se dan ya en personas de 20 a 44 años, según la revisión publicada en la revista ‘Obesity’, reproducida por 20minutos.

En este caso, se analizaron datos de más de 100 investigaciones con animales, ensayos clínicos y estudios epidemiológicos para buscar una explicación a ese aumento del cáncer en adultos jóvenes, y han identificado el papel que puede jugar la “pandemia” de obesidad infantil y juvenil que afecta desde hace años a la mayoría de países desarrollados.

De este modo, han visto que los jóvenes con un índice de masa corporal (IMC) de más de 30 son más propensos a desarrollar tumores malignos de mama, colorrectal, riñón, endometrio, tiroides, páncreas, hígado, mieloma, gástrico, meningioma, ovario, esófago y vesícula. Asimismo, la obesidad infantil puede tener un efecto duradero que derive en cáncer más tarde o más temprano. Esto puede deberse, según ha explicado Nathan Berger, uno de los autores del estudio, a que parece alterar permanentemente la probabilidad de que un joven desarrolle cáncer. E incluso después de perder peso, el riesgo de cáncer permanece.

“Si sos obeso, tenés un mayor riesgo de cáncer. Y si perdés peso, mejora el pronóstico y puede reducirse el riesgo, pero nunca desaparece por completo”, ha explicado. En concreto, la obesidad causa cambios en el ADN que pueden acumularse con el tiempo, e incluyen marcadores genéticos y modificaciones epigenéticas que permanecen hasta mucho después de una pérdida de peso.

Entre otras cuestiones, los datos de ensayos clínicos y de estudios sobre obesidad animal han permitido observar cómo la obesidad acelera también la progresión del tumor. Por un lado, el sistema inmune aumenta la producción de compuestos dañinos como el peróxido. Además, la obesidad también altera el metabolismo causando factores de crecimiento y desequilibrios hormonales que ayudan a las células tumorales a subsistir; en el intestino, modifica la flora microbiana y hace que predominen microorganismos que favorecen el cáncer, y el reflujo gastroesofágico en individuos obesos daña sus tubos de deglución y aumenta el riesgo de cáncer de esófago. Cuando una vía se bloquea, el cáncer busca otro camino

En definitiva, la investigación liderada por Berger confirma que la obesidad promueve el cáncer por múltiples vías simultáneas. “Incluso si una vía se bloquea con éxito, el cáncer inducido por la obesidad toma otro camino”, ha lamentado.