Una familia tipo necesitó en marzo $17.867 para no ser pobre

Una familia tipo en el Gran Buenos Aires necesitó durante marzo contar con un ingreso de $ 17.867,28 para cubrir el costo de la Canasta Básica Total (CBT) y evitar así caer en la pobreza, indicó el INDEC.

El informe oficial señaló que en marzo la Canasta Básica Alimentaria (CBA) avanzó 1,5% con respecto a febrero, mientras que la Canasta Básica Total aumentó 1,9%.

“La variación interanual de la CBA y de la CBT resultó del 22,3% y 26,8% respectivamente”, aclaró el organismo que conduce Jorge Todesca.

El sondeo señaló que una familia de cuatro integrantes precisó el mes pasado una entrada de $ 17.867,28 para no ser considerado pobre y poder afrontar los gastos de la canasta que incluye bienes y servicios no alimentarios.

Ese mismo hogar, compuesto por un varón de 35 años, su esposa de 31 años, un hijo de seis años y una hija de ocho años; debió contar con $ 7.090,19 para no caer en la indigencia.

Para una familia de cinco miembros, el costo de la CBT fue de $ 18.792,44.

Ese hogar constituido por un matrimonio y tres hijos de cinco, tres y un año tuvo que percibir un ingreso mensual de $ 7.457,32 para no ser considerado indigente.

En tanto, un hogar de tres integrantes, debió tener un ingreso mensual de $ 5.644,62 para no caer en la indigencia, mientras que tuvo que percibir $ 14.224,43 para evitar ser pobre.

Según el último reporte publicado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, una familia tipo propietaria de una vivienda porteña necesitó en marzo $ 18.082 para no ser pobre.

El informe difundido por la Dirección General de Estadística y Censos (DGEyC) de la Ciudad, el mes pasado un hogar compuesto por una pareja y sus hijos, que no alquila, precisó $ 8.810,71 para poder acceder a la Canasta Básica Alimentaria y no ser considerada indigente.

El INDEC informó a fines de marzo que la pobreza bajó al 25,7% a fines de 2017, lo que significó una caída de 4,6 puntos porcentuales respecto de un año atrás, lo que, según el gobierno, implica que 1.900.000 personas dejaron de estar en esa situación.