El gobierno niega que haya una crisis por el salto del dólar

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, destacó la intervención del Banco Central para “cuidar el objetivo de la política antiinflacionaria”.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, relativizó ayer la suba del dólar al señalar que “no hay una crisis cuando sube un poco ni cuando baja un poco” y destacó que el Banco Central, “en momentos de volatilidad fuera de lo común”, decide intervenir en el mercado “para cuidar el objetivo de la política antiinflacionaria”.

“No hay una crisis cuando sube un poco ni cuando baja un poco”, definió Peña al referirse a la suba en la cotización de la divisa.

El viernes el dólar inició la rueda en alza, hasta 21,10 pesos por unidad, y cerró la jornada a 20,88 pesos, después de la intervención del Banco Central, que combinó un alza de la tasa de interés del 27,25% al 30,25% con una venta de 1.382 millones de dólares.

Contexto

El ministro coordinador, que atribuyó el alza de la divisa norteamericano a “un cambio de contexto internacional que generó una devaluación en casi todas las monedas de la región”, subrayó: “El tipo de cambio es flotante. El Banco Central, acorde a momentos de volatilidad fuera de lo común, puede intervenir para cuidar el objetivo de la política antiinflacionaria, que fue lo que ocurrió”.

“Creemos que tiene que ver con cosas que pueden ocurrir con la volatilidad de la economía”, abundó Peña al referirse a la cotización de la moneda estadounidense. Destacó que “el Banco Central tiene reservas e independencia para llevar adelante las políticas y poder sobrellevar los vaivenes” para que “cuando hay situaciones fuera de lo común internacionalmente se puedan priorizar los objetivos de política económica local”.

Al justificar la política antiinflacionaria del gobierno, Peña aseguró: “Siempre vamos a tomar las medidas necesarias para cuidar este proceso de baja de la inflación. Entendemos que entren dudas, pero estos primeros meses del año se combinan con la cuestión tarifaria, que estamos terminando en su tramo más complejo”.

El jefe de Gabinete ratificó la meta de 15 por ciento de inflación que fijó el gobierno para este año. “Vamos a seguir trabajando en esa meta de 15 por ciento. Vamos a ver números cada vez más bajos. La meta no es una promesa, marca una velocidad y un rumbo”, remarcó, y definió: “No cambia nuestro compromiso con la baja de la inflación”.

En ese marco, Peña ratificó el rumbo del gobierno al señalar que “no hay crisis de confianza” en el país, al tiempo que afirmó que “la mayoría de la gente no quiere volver atrás” y le pidió “madurar” a la oposición.

En este contexto, el ministro coordinador del presidente Mauricio Macri sostuvo que “lo más importante es recordar que la mayoría de la gente no quiere volver atrás”, y agregó: “En cada uno de los lugares el país vemos hechos que nos refuerzan que estamos yendo por el camino correcto, que no es fácil, que no es corto, pero es el único”.