Promover hábitos saludables en los niños para prevenir enfermedades cardíacas en la vida adulta

No se los tiene en cuenta cuando se habla de prevenir infartos, obstrucciones coronarias o ACV, pero el cuidado de la salud cardiovascular de los más chicos hará que el principal problema de salud en el mundo decrezca en las generaciones venideras. Decálogo para una niñez saludable.

Los niños no son una población a la que se tenga en cuenta cuando se habla del preocupante crecimiento de la enfermedad cardiovascular y sus temidas consecuencias: el infarto de miocardio, la obstrucción coronaria, el ACV; sin embargo, es el cuidado de la salud cardiovascular de los más chicos lo que hará que esa preocupante epidemiología, que hoy es el principal problema de salud en el mundo entero según la Organización Mundial de la Salud (OMS), decrezca en la futura población adulta.

“La única forma de disminuir los factores de riesgo cardiovascular es lograr que los chicos lleguen a la vida adulta con buenos hábitos arraigados: no fumar, tener una buena alimentación y realizar ejercicio físico”, sintetizó el médico cardiólogo Adrián D’Ovidio (MP 1704 – San Juan), presidente de la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

Precisamente, una campaña nacional de la federación apunta a indagar desde la propia edad escolar cómo se comportan los chicos en relación con los hábitos que a futuro generarán más infartos y ACV en la población. El objetivo de los especialistas es que no sólo los chicos obesos deben aprender a comer mejor y hacer ejercicio.

“Si logramos modificar esos hábitos, mediante el diálogo, buscando maneras eficaces de intervenir, indagando en sus costumbres para poder hacer que se comprometan con un cambio hoy, vamos a tener menos factores de riesgo en la población a futuro”, aseguró la médica cardióloga Sandra Romero (MP 21400 – Córdoba; MP 6848 – Neuquén; MP 7126 – Río Negro), cardióloga infantil y especialista en hemodinamia, presidente del Comité de Cardiopatías Congénitas de FAC.

La campaña nacional para el relevamiento de los factores de riesgo en escuelas primarias, a través de un pequeño test divertido muy fácil de responder, permitirá disponer de un muestreo de unos 120 chicos como mínimo en cada provincia.

“La idea es desarrollar acciones sobre la prevención basados en un registro actual de la realidad de nuestros niños, porque ese es el período sobre el que tenemos que actuar, ya que una vez que los hábitos están instalados en la vida adulta es mucho más difícil solucionar el problema”, señaló el médico especialista en Cardiología, cardiólogo nuclear Jorge Camilletti (MN 110356), vicepresidente 2° de la FAC.

Lo poco que nos movemos, clave

Estudios a nivel de la OMS ponen al sedentarismo –la falta de actividad física– como la cuarta causa de muerte a nivel mundial, y en la Argentina, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, se estima que 38 mil personas por año de entre 40 y 79 años mueren por causas relacionadas con la falta de actividad física.

Paula Quiroga es cardióloga especialista en rehabilitación cardiovascular (MP 28176/0 – Córdoba) y presidente del Comité de Cardiología del Ejercicio de la FAC e hizo hincapié en otra de las aristas principales por donde tomar este complejo problema: “El movimiento es algo innato y los niños ‘entrenan’ de manera natural a través del juego, pero los chicos de hoy están mucho más limitados en sus movimientos que los de las generaciones anteriores”.

La consecuencia es un creciente sedentarismo que se ve reflejado en el aumento de las tasas de sobrepeso a edad temprana y detección precoz de diabetes adquirida. “El problema es qué hacemos los adultos frente a esto, entonces, iniciativas como los quioscos saludables y el aumento de las horas de educación física en algunas escuelas, son iniciativas interesantes, pero lo cierto es que también los adultos estamos inmersos en el problema de la falta de tiempo y de lugar”, remarcó.

“A veces las evaluaciones predeportivas también funcionan como limitantes de la actividad física, porque se piden demasiados estudios para certificar que el niño está en condiciones de realizar actividad física -consideró Quiroga-. Lo que está demostrado a nivel internacional es que si el niño no tiene soplo, ni ningún tipo de síntomas ni antecedentes de muerte súbita en la familia, es muy raro que tengamos algún problema y basta con un buen examen físico”.

En ese sentido, la cardióloga infantil Celeste López (MN 4326 – Corrientes), miembro de la FAC, resaltó: “Los médicos no solamente tenemos que indicarles actividad física a los chicos que llegan con sobrepeso, sino que siempre se debe indagar en los hábitos del niño cuando sale del jardín o de la escuela, y buscar a partir de ello estrategias para incorporar el movimiento como hábito, tiene que ser una prioridad incluso en el control del niño sano”.

Las estrategias de planificación de la actividad física varían con la edad. Los niños en edad escolar por lo general se aburren con las actividades prolongadas, y basta con breves períodos variados de juego intenso (correr, andar en bicicleta), pero a partir de la entrada en la adolescencia, por ejemplo, el movimiento intenso ya no forma parte de la actividad natural del juego.

El sedentarismo y la inactividad física parecen haberse convertido en signos distintivos de la vida moderna y, según esta especialista, ese es el punto en el que los adultos no deben darse por vencidos, y ayudarlos a buscar una alternativa acorde a sus preferencias y sus posibilidades.

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) aconseja que todos los niños mayores de cinco años realicen por lo menos 60 minutos de actividad física de intensidad entre moderada y alta todos los días. La actividad física regular ayuda a controlar el peso, fortalece los huesos, incrementa la autoestima y la confianza y mejora la salud cardiovascular, ya que reduce la presión arterial, aumenta la cantidad de HDL o “colesterol bueno” en la sangre y reduce los niveles de estrés.

A comer también se aprende

El 44% de los casos de diabetes, el 23% de las cardiopatías isquémicas y buena parte de del resto de las enfermedades no transmisibles, incluyendo algunos casos de cáncer, son atribuidos directamente a los trastornos metabólicos causados por la obesidad y el sobrepeso, que en la Argentina afectan a más del 60% de la población adulta y crece en los niños y adolescentes, donde es del 9,9%. En sólo 5 años –entre 2007 y 2012–, el sobrepeso infantil creció 16% y la obesidad 34%, según la Encuesta Mundial de Salud Escolar realizada en esos años por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Es una de las tasas de obesidad más altas del continente y, además, según el Panorama de Seguridad Alimentaria y Nutricional elaborado por la FAO para América Latina en 2017, nuestro país es uno de los pocos de la región en los que el consumo diario de frutas y verduras (386 gramos diarios por persona) es menor a la cantidad recomendada (400g), aunque calorías en la dieta son lo que sobra.

Diez puntos para una niñez saludable

1- Consumir una alimentación variada incorporando frutas, cereales verduras y lácteos. Controlar las porciones y reducir la ingesta de golosinas y comida chatarra.

2- No usar la comida como “recompensa” por buen comportamiento o buenas calificaciones.

3- Disminuir el consumo de sal y la ingesta de grasas. Los niños no deben consumir alcohol ni café.

4- Aumentar el nivel de actividad física de su hijo encontrando actividades v divertidas que puedan hacer en familia.

5- Estimular el juego al aire libre y con amigos. Fomentar la práctica de algún deporte. Limitar el tiempo que su hijo pasa viendo televisión o jugando en la computadora.

6- Propiciar un descanso reparador y que la cantidad de horas de sueño sea suficiente.

7- Hablar con su hijo sobre los daños que provoca el cigarrillo. Ayude a generarle conciencia no fumando, y no permita que otros fumen delante de él.

8- Preservar el aspecto emocional del niño, escucharlo, que aprenda a recibir y dar amor propiciándole bienestar, armonía y una vida libre de estrés.

9- Controlar al niño periódicamente con su pediatra, y no olvidar mencionarle que le tome la presión y que mida su nivel de azúcar en sangre.

10- La FAC recomienda un control cardiológico completo a los niños, tanto a los que van a realizar actividad física como también a los sedentarios.

Más Información

Ciclo de Piano Clásico en el Museo Municipal de Arte “Julio Pagano”

20 noviembre, 2018

La Municipalidad de Reconquista y la Universidad Católica de Santa Fe invitan al Ciclo de Piano Clásico del músico Franco Severín Prendes. El mismo se realizará este miércoles 21 de noviembre a las 20:00 horas en la sala principal del Museo Municipal de Arte Julio Pagano (Obligado y Patricio Diez) con entrada libre y gratuita. Comparte la Noticia

Se estrena La Conquista de la Felicidad en Casa del Bicentenario

20 noviembre, 2018

El próximo miércoles 21 de noviembre se estrena en Casa del Bicentenario “La conquista de la felicidad”. La obra comenzará a las 22:00 horas y será la primera de cinco funciones programadas en forma consecutiva hasta el lunes 26 de noviembre. Comparte la Noticia