Los artistas reinventan sus salidas profesionales

No hace apenas una década que los padres temblaban cuando sus hijos les decían que se querían dedicar a diferentes artes en el futuro: músicos, pintores, actores, escultures, escritores, veían lo difícil que era contar con el apoyo paterno y cómo su sueño era considerado poco más que eso en pos de una sociedad que demandaba aptitudes mucho más productivas. Muy pocos llegaban a ser alguien en estos sectores, pero la cosa ha cambiado.

De este modo, el perfil creativo ha dado un giro de 180 grados y en estos momentos es uno de los más demandados en una era en la que el entretenimiento reina como el producto de consumo con mayor aceptación. En estos momentos el consumidor desea cantidad, pero al mismo tiempo calidad. ¿Cómo satisfacerlo? Se necesitan muchos profesionales del diseño, dibujantes, diseñadores, animadores, que ilustren los videojuegos más sofisticados a nivel visual, pero también otros con una estética más icónica o la de los clásicos juegos de máquinas tragaperras, tan en auge en estos momentos gracias a su salto al entorno online. Los efectos especiales en series y películas tanto de animación como de escenarios y actores de carne y hueso son otro de los mercados que exigen profesionales de este tipo. Los escultores y modeladores son muy importantes a nivel de diseño de atrezzo.

Los músicos y compositores están encontrando un lugar muy importante en este tipo de contenidos, y es que una buena banda sonora ya no es algo exclusivamente reservado al mundo del cine, sino que también los videojuegos lo consideran un elemento primordial para su acabado final, y hemos de tener en cuenta que los eSports o competiciones deportivas son de los negocios emergentes más rentables de los últimos años. Lo mismo sucede con los escritores, quienes deben crear guiones e historias atractivas no sólo para el mundo del celuloide sino también para cualquier tipo de videojuego, con el fin de atrapar la atención del jugador desde el primer momento hasta el último.

Por supuesto dedicarse también al arte dramático ya no es algo tan exclusivo y difícil de conseguir. El número de series y de estrenos cinematográficos se ha multiplicado de manera exponencial y requieren no sólo de papeles principales sino también actores de reparto e incluso figurantes que poco a poco se van abriendo hueco en un mundo que cada vez gana más puntos, sobre todo ahora que los estrenos simultáneos en diferentes países son una posibilidad real gracias a servicios como Netflix.

Más Información