Marihuana “legal” en México

Uno de los problemas que más ha dañado a México durante décadas es la delincuencia, provocada mayormente por mafias que se dedican al narcotráfico. Por ello, el gobierno ha estado planteando una serie de medidas durante los últimos años para que las organizaciones criminales disminuyan.

Una de estas propuestas, impulsada por el próximo presidente de México, López Obrador, es la “legalización” de la marihuana, que acabaría con el gran negocio existente de su venta clandestina.

Primeramente, es necesario matizar que la propuesta no defiende la legalización de la marihuana como tal, sino que plantea la despenalización de la droga. De este modo, la substancia seguiría siendo ilegal, y por lo tanto no estaría aceptada como algo beneficioso, pero los ciudadanos podrían consumirla sin ningún tipo de sanción. No obstante, todavía no se ha aclarado si habría algún tipo de limitación, la cual podría excluir a menores o a otros grupos de personas.

Si bien el objetivo de López Obrador es que las mafias se reduzcan a raíz de dicha “legalización”, organizaciones como la Unión Nacional de Padres de Familia se han mostrado en contra de la idea. En su opinión, este proyecto tendría graves consecuencias, dado que el número de adictos a la marihuana crecería, sobre todo entre los más jóvenes. El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) publicó también una encuesta en la que preguntaban a los ciudadanos su opinión, y un 62% de ellos también afirmaron estar en contra de la medida.

Otro tipo de organizaciones juveniles, después de haberse manifestado durante años a favor de la legalización de la marihuana, han mostrado su apoyo ante esta iniciativa. En el caso de funcionar, tal y como el presidente electo espera, los crímenes bajarían gracias a la desaparición de las organizaciones que causan problemas traficando con drogas.

Por el momento, la propuesta de López Obrador ha sido todo un éxito en Uruguay, donde la mencionada droga puede comprarse en las farmacias. Los establecimientos disponen de un sistema de huellas dactilares para saber si el cliente ha adquirido o no marihuana durante la semana, por lo que solo venden hasta el límite legal establecido por individuo. Así pues, si termina por aceptarse la “legalización” de la sustancia en México, habrá que ver si el efecto es similar al de Uruguay o si, por el contrario, el crimen se mantiene y surge una nueva problemática.  

Más Información