Pablo Manassero y Lucía Pividori, desde Rumania, invitaron a la Milonga de Avellaneda