Cargando... El Portal de la Ciudad de Reconquista

Búsquda


Locales

Continúan los tironeos y cruces en la transición entre Lifschitz y Perotti

“Tuvimos una muy mala experiencia. No estuvieron a la altura y nos retacearon información”, lanzó el diputado peronista Roberto Mirabella. El gobernador saliente negó un contrapunto con su par electo.

La Casa Gris acelera el último tramo de la transición y ayer el gobernador Miguel Lifschitz anunció la convocatoria a una nueva reunión con los equipos del mandatario provincial electo, Omar Perotti. Y, al confirmar que será su administración la que remita en las próximas semanas el presupuesto 2020 a la Legislatura santafesina, avisó que pretende consensuar la ley de leyes con las autoridades del justicialismo que asumirán el 10 de diciembre. Sin embargo, en el entorno del rafaelino objetaron esa decisión y advirtieron que “(el presidente Mauricio) Macri estuvo más a la altura que Lifschitz” en su primer gesto para con el jefe del Estado electo, Alberto Fernández.

Poco antes de que Lifschitz convocara a periodistas para compartir un café con masas y tener uno de sus “últimos contactos como gobernador”, según destacó-, el diputado provincial justicialista Roberto Mirabella, uno de los colaboradores más cercanos a Perotti e integrante del equipo que participó de las reuniones de transición, consideró: “Macri estuvo más a la altura que Lifschitz” en su gesto inicial para con Fernández.

Reproches

“Hemos tenido una muy mala experiencia. A tal punto que, desde junio pasado hasta la actualidad, hubo sólo dos reuniones”, mencionó Mirabella, quien reemplazará a Perotti en la banca que dejará vacante en el Senado nacional cuando el rafaelino ocupe el Sillón del Brigadier López. Y, en declaraciones a Radio 2, añadió: “No estuvieron a la altura y nos retacearon información”. Luego tomó como argumento el pedido del gobernador electo para que no sea la gestión saliente la que envíe el presupuesto a la Legislatura.

Lifschitz no aludió a las declaraciones del legislador perottista, pero aseguró: “No tuve ningún contrapunto con el gobernador electo. Nos reunimos dos veces en forma personal y reservada —a pedido de él, según reveló el mandatario— en mi casa en la ciudad de Santa Fe y en la delegación Rosario de la Gobernación”.

A su vez, aseguró que mantiene contactos telefónicos vía WhatsApp con su sucesor en la Casa Gris. “Nuestra intención fue acceder al pedido del gobernador electo, pero ambas Cámaras (Senadores y Diputados) nos pidieron que enviemos el presupuesto”, dijo el socialista, acompañado por su vice, Carlos Fascendini, y el ministro de Gobierno provincial, Pablo Farías.

Lifschitz también consideró “razonable la solicitud de Perotti” de que el presupuesto del año próximo sea remitido por la gestión que lo sucederá a partir del 10 de diciembre, pero afirmó que “ambas Cámaras se manifestaron en contra y me pidieron que lo haga en el término de mi mandato”.

“Eso me pone en una situación difícil, porque quiero cumplir con el pedido del gobernador electo pero también con la solicitud muy mayoritaria de la Legislatura. Con lo cual, decidimos retomar la tarea técnica de elaboración del presupuesto y ofrecer a la comisión de transición y al gobernador electo para acordar criterios para que refleje la voluntad de la nueva gestión”, especificó.

Asimismo, Lifschitz enfatizó: “Hay una realidad política que nadie puede dejar de advertir. Evidentemente, hay un sector del peronismo que tiene una fuerte representatividad legislativa y que tiene algunas posiciones distintas a las del gobernador electo. Eso no puedo resolverlo”.

El gobernador aludió, de ese modo, a que los senadores justicialistas apoyaron el pedido de la Cámara alta para que se remita el presupuesto antes de que concluya el actual mandato.

“Hemos proporcionado toda la información que se nos requirió y estamos a disposición para avanzar en cada una de las áreas y transitar una transición ordenada y sin conflictos”, sentenció Lifschitz.

Sin embargo, Alcides Calvo, senador provincial justicialista cercano a Perotti, sumó sus críticas al oficialismo.

“Por un lado, (Lifschitz) dice una cosa y luego hace otra. Hay reuniones y después actúa de otra manera”, cuestionó el legislador.

Balance poselectoral

Paralelamente, el jefe del Ejecutivo santafesino no ocultó su “sorpresa por los resultados” electorales del domingo, aunque indicó que “confirmaron la tendencia de las primarias con Fernández como ganador”.

También reveló que el pase a planta permanente de agentes estatales y la situación del agente financiero de la provincia fueron algunos de los tópicos abordados en los encuentros con Perotti.

“Hay unos 1.500 agentes contratados, la mayoría con muchos años de antigüedad, en áreas de servicio como Salud. Estamos conversando criterios y pautas con los dos gremios. Por los tiempos, eso ya no se podrá gestar en los términos de nuestra gestión. Cuanto mucho se podrá avanzar en la firma de un acta acuerdo con los sindicatos”, precisó el socialista.

Finalmente, Lifschitz sostuvo: “Es indispensable avanzar en noviembre con el proceso de transición. Por eso, hicimos un balance con los ministros de Economía (Gonzalo Saglione) y de Gobierno y con el vicegobernador de lo avanzado y de lo que falta hacia adelante. Estamos a disposición para avanzar en cada una de las áreas y transitar una transición ordenada y sin conflictos”.

Tags: