Cargando... El Portal de la Ciudad de Reconquista

Búsquda


Nacionales

Jubilaciones: Alberto Fernández lucha contra la bomba que él mismo ayudó a crear

La redistribución del ingreso no genera crecimiento y lo impagable no es la fórmula de Macri, sino la demagogia de incluir receptores de beneficios en un sistema donde cada vez hay menos productores de esos beneficios

Fuente: Infobae

Argentina está en crisis. En el propio gobierno no paran de repetirlo. “Tierra arrasada”, dijo Axel Kicillof. “Descalabro económico”, confirmó el ministro Martín Guzmán.

El origen de esa crisis es fiscal. El gobierno argentino gasta $100, pero solo recauda $89. En 2017, esa diferencia era aún mayor. Por cada $100 de gasto, solo había $83 de recaudación. La diferencia, claro, era cubierta con deuda.

El problema no es nuevo. El 2008 fue el último año en que el gobierno mostró superávit fiscal. Luego la diferencia entre gasto e ingresos fue creciendo año tras año. El déficit llegó a casi el 7% del PBI antes de ocasionar la crisis de 2018.

El problema hoy es que nadie más quiere financiar al estado. Ni los acreedores internacionales, ni los tenedores de pesos, que lo repudian tratando de irse al dólar, motivo por el cual el Banco Central volvió a poner el cepo cambiario.

Ingresos o gasto

Ahora bien, ¿cómo es posible que se haya llegado a esta situación?

¿Será un problema de falta de recaudación? La respuesta es negativa. Entre 2003 y 2019 la presión fiscal subió en 9 puntos del PBI. En 2003 se recaudaron USD 33.500 millones. En 2019, USD 149.600 millones. Por lo visto, el dinero llovió hacia las arcas públicas.

¿Cuál fue el problema entonces? Que el gasto público trepó a ritmos mucho más vertiginosos. De representar el 23% del PBI, pasó a superar el 40%. Y es aquí donde entra la bomba que el propio Alberto Fernández ayudó a crear. Es que si se mira en qué aumentó el gasto público desde 2003, la “Previsión Social” aparece en el primer puesto, con una suba de 6 puntos del PBI. Medida en dólares la cifra se multiplicó casi por 10, pasando de 8.000 millones a más de 70.000 millones.

 ¿Qué es lo impagable? ¿Una fórmula que busca mantener el poder adquisitivo de las jubilaciones en un nivel constante o la demagogia de duplicar la cantidad de jubilados y pensionados en nombre de la justicia social?

¿Por qué ocurrió esto? El motivo es bastante sencillo. Con sendas “moratorias”, los gobiernos de Néstor y luego de Cristina Fernández de Kirchner (cuando el actual presidente era Jefe de Gabinete) incluyeron en el sistema previsional a cerca de 3 millones de nuevos jubilados y pensionados.

Esa generosidad, por supuesto, hay que pagarla. Pero ahora el presidente (que, insistimos, entonces era Jefe de Gabinete) dice que la fórmula por la cual se actualizan los haberes de todos los jubilados es “impagable”.

 

Ahora bien, ¿qué es lo impagable? ¿Una fórmula que busca mantener el poder adquisitivo de las jubilaciones en un nivel constante o la demagogia de duplicar la cantidad de jubilados y pensionados en nombre de la justicia social?

Achatar la Pirámide

En el gobierno ahora dicen que van a “achatar la pirámide previsional”, subiendo los haberes bajos en línea o por encima de la inflación, y licuándole los ingresos a los receptores de haberes medios o altos. Se trata de un eufemismo.

En primer lugar, no hay ninguna necesidad de igualar el ingreso que reciben los jubilados. Si Josefina trabajó y ahorró más que José, ¿qué criterio de justicia impone que ahora tengan el mismo ingreso, o ingresos más similares? Ninguno.

Por otro lado, lo único que se busca es reducir el gasto previsional, que es uno de los principales componentes del gasto público. Achatar la pirámide es solo una frase para vender el ajuste.

Un punto no menor es que hoy se quiere vender que la receta para la recuperación económica es “ponerle plata en el bolsillo” a los ciudadanos de menores ingresos. Se cree que, como esos individuos tienen más “propensión al gasto”, entonces alimentarán la rueda del consumo, la demanda y la producción.

 ‘Ponerle plata en el bolsillo’ a los ciudadanos de menores ingresos es una idea que ha tenido un manifiesto fracaso.

Ahora bien, ¿no vieron el manifiesto fracaso de esa idea? La incorporación de 3 millones de nuevos jubilados –siguiendo el nuevo criterio oficial- debió haber generado una enorme masa de consumidores que estimulara el mercado interno. Sin embargo, entre 2011 y 2019 Argentina no creció y tuvo un récord mundial de inflación acumulada.

Algo anda mal en las teorías oficiales. La redistribución del ingreso no genera crecimiento y lo impagable no es la fórmula de Macri, sino la demagogia de incluir receptores de beneficios en un sistema donde cada vez hay menos productores de esos beneficios.

¿La gestión anterior tiene responsabilidades? Sin duda que sí. Pero si se analiza el tema de la previsión social, sugiero cambiar el foco y ponerlo sobre Néstor Kirchner, y sobre los actuales presidente y vicepresidenta.

Tags:

También te puede interesar