Cargando... El Portal de la Ciudad de Reconquista

Búsquda


General

Qué hacer ante una situación de asfixia o atragantamiento

Si un objeto pequeño “pasa por el lugar equivocado”, puede bloquear las vías respiratorias y causar espasmos musculares. Esto puede ser fatal si las vías respiratorias que van a los pulmones se bloquean parcial o totalmente.

Los mayores corren más riesgos ya que generalmente tienen dificultades para masticar la comida. Los niños pequeños también son factores de riesgo porque tienden a colocarse objetos pequeños en la boca

Qué hacer cuando un adulto se asfixia:

1. Despejá las vías respiratorias parcialmente obstruidas. Pedile a la víctima que tosa para que desbloquee la vía respiratoria, si puede.

2. Palmeale la espalda. Si las vías respiratorias están completamente bloqueadas, ayudelo a inclinarse hacia adelante y sostené la parte superior del cuerpo. Dale cinco palmadas fuertes en la espalda entre los omóplatos con el talón de la mano y revisá la boca.

3. Realizá compresiones abdonminales. Si aún se está ahogando, colocá tus brazos alrededor del cuerpo de la persona con el puño contra el abdomen. Tomá el puño con tu otra mano y tirá hacia adentro y hacia arriba cinco veces. Revisá su boca nuevamente.

4. Pedí ayuda a emergencias. Si es necesario, repetí los pasos 2 y 3 hasta tres veces. Si la obstrucción no desaparece, llamá al servicio de emergencias. Continuá con las palmadas en la espalda y las compresiones abdominales hasta que llegue la ayuda o la víctima pierda el conocimiento.

Síntomas en adultos y niños (de un año a la pubertad): si las vías respiratorias están parcialmente bloqueadas, podrá hablar, toser y respirar. Si están completamente bloqueadas, no podrá hacer ninguna de las tres cosas.

Qué hacer cuando un bebé se atraganta:

1. Palmeale la espalda. Si no puede respirar, acostalo boca abajo en tu antebrazo y sostenele la cabeza. Con el talón de una mano, aplicá cinco palmadas fuertes entre los omóplatos.

2. Revisá la boca. Girá al bebé y colocalo en el otro brazo. Sostenele la cabeza con la mano y mantenela lo más abajo posible. Revisá dentro de la boca. Si no está despejada, andá al paso 3.

3. Aplica compresiones en el pecho (y no en el abdomen). Con el bebé en el antebrazo, apoyá su brazo en el muslo. Colocá uno o dos dedos debajo de la línea de las tetillas y presioná con firmeza hacia adentro y hacia arriba hasta cinco veces.

4. Pedí ayuda a emergencias. Repetí los pasos 1 a 3 hasta tres veces. Si aún hay obstrucción, llamá al servicio de emergencias. Continuá con las palmadas en la espalda y las compresiones en el pecho hasta que llegue la ayuda. Si pierde el conocimiento, preparate para comenzar con la reanimación cardiopulmonar.

Síntomas en bebés (de 9 a 12 meses): si las vías respiratorias están parcialmente bloqueadas, puede toser pero le resultará difícil llorar o incluso emitir sonidos. Si las están completamente bloqueadas, no emitirá sonidos y dejará de respirar.