La provincia tildó de “racistas” a Odasso y Batistuta



Fuente: ReconquistaSF

El gobierno de la provincia de Santa Fe, mediante su Secretaría de Derechos Humanos, entendió que el Periodista y Presidente del Club de Leones, José Odasso, y su movilero, el ex candidato a concejal de Juntos por el Cambio, Silvio Batistuta, han “incurrido en intervenciones comunicacionales discriminatorias, con violencia simbólica y actitudes con contenidos racistas“.

Tras la denuncia realizada por una serie de organizaciones sociales y de defensa de los derechos de las mujeres y de derechos humanos, el Asesor Jurídico de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Santa Fe, Humberto Galarza elevó un dictamen que fue avalado por la titular de la cartera Lucila Puyol.

El dictamen elevado por el abogado hace referencia a la denuncia realizada por la Colectiva Feminista Savia por una entrevista realizada el 22 de enero en la FM 96.1 Radio Diez de la ciudad de Reconquista.

El abogado relata que el periodista Silvio Batistuta se presentó en la casa de una familia de Barrio Nuevo en “razón de denuncias de vecinos que hacen en la radio” e inquieren a una vecina por “mandar a pedir a sus hijos para que sus padres, con lo recaudado puedan malgastar el dinero en cigarrillos y bebidas para el padre”.

“Siguiendo con el audio del programa y a modo de presentación el periodista desde la radio aclara que “la Sra. es criolla y está casada con un gitano”, inmediatamente el periodista que hace el móvil, a modo de sorpresa, aclara que “las chiquitas” por las que se hace l anota -las que van a pedir-, se encuentran bien. “… las veo bien”. Deja entrever que las referencias sobre las mismas, al menos las que traían ellos desde la radio, era de una vulnerabilidad social y de salud importante a lo que se ve obligado a aclarar que “… se encuentran bien, se las ve bien”. Liliana, que es el nombre de la vecina y que recién puede intervenir en la entrevista, aclara que “los otros hijos que no están en este momento en la vereda ya que se encuentran mirando televisión adentro de la casa”.

 

Molesto el periodista de la radio, realiza en forma interrumpida varias preguntas ¿Qué hace su marido?; ¿Ud. cobra la Asignación? lee un mensaje de un oyente que tiene en su poder que dice: “José, los lleva el papá (a pedir), el se sienta y ve como trabajan en la plaza Central”. La entrevistada alcanza a contestar que “… antes pasaba eso, ahora no, voy yo, esa es la costumbre gitana”. Sin repreguntar, interrumpiendo la explicación que quería realizar la entrevistada y aseverando veracidad, lee otro mensaje que dice “… piden mintiendo ya que dicen que tiene un hijo con respirador”. No, alcanza a decir Liliana, “pedimos ayuda para comer pero eso no…” la vuelve a interrumpir aseverando que cobra más de $26.000 entre Asignación Universal y Tarjeta Alimentar y que de acuerdo a sus oyentes “lo utilizan para fumar o tomar”. “¿Vos tomás? ¿Fumás? Cobrás por tus hijos y no está bien que los mandes a trabajar” asevera el periodista e inmediatamente pasa un audio de una oyente a la que le da “asco la gente como Uds. que mandan a sus hijos a pedir para que sus padres tomen”. Vuelve a afirmar el periodista que “… la plata que estás cobrando no es para pagar la luz, el alquiler, la cerveza o los cigarrillos es para alimentarlos a ellos. Los chiquitos no tienen que salir más a vender”, “no trates de esconder la realidad, tu marido toma cerveza todas las mañanas”, “no hay que darle a los chicos ya que los padres terminan usando a sus hijos”, “no está bien que estén tus hijos a la una de la mañana en la plaza pidiendo”, no tenés que llevarlos a tus hijos a trabajar”, “andan todos sucios pidiendo casa por casa para que puedan chupar bebidas y andan con mascadas de coca en la boca”, “Ud. se pone mascada de coca en la boca?”. La entrevistada entre todas las afirmaciones, ya con vergüenza alcanza a contestar que “… nada de eso es cierto, ojalá cobrara lo que Ud., solo pedimos para comer, no hacemos nada malo…”.

 
 

De acuerdo a los recurrentes, a los cuales se coincide, en esta situación hay presente una Violencia Simbólica, Mediática y Género, una mirada racista y una Estigmatización Social claramente marcada.

Luego el abogado aclara que hace referencia con los términos de violencia simbólica y por qué considera que están más que acreditados.

Además aclara que “se tiene una mirada racista la pertenencia a una minoría “gitana” entre otras. Y se lo hace desde un lugar simbólico que debería ser ‘la forma natural’ de vida por el cual los comunicadores recriminan a la ciudadanía”.

“También es necesario remarcar la importancia de los medios de comunicación en la vida democrática la cual es sumamente importante, lo que se manifiesta en el ida y vuelta que se da entre la transmisión de la información, el análisis del destinatario, la instauración del conocimiento particular, sus efectos en las decisiones de orden de vida personal y su inserción en el debate público, lo que implica la formación de opinión pública y la construcción, individual y general, en la toma de decisiones públicas. Ante esta situación, el manejo tanto público como privado, de los medios de comunicación debe ser siempre tendiente a favorecer a la libertad de expresión”, remarca la resolución.

El abogado cierra diciendo que “como Secretaría de Derechos Humanos, no podemos dejar pasar cuestiones que debemos tener presente como política de estado y que a nuestro entender deberíamos poner en consideración de la comunidad y del medio en particular. En ese sentido nos obliga a precisar que en principio se incurrió en intervenciones comunicacionales discriminatorias, con violencia simbólica y actitudes con contenidos racistas”.

La Secretaria de Derechos Humanos, Lucila Puyol, instruyó ahora a los directivos de la radio para que “tomen las medidas pertinentes siempre en pos de promover y proteger los Derechos Humanos en general”.