El plan de vacunación redujo hasta un 500 por ciento la letalidad



Investigadores y docentes de CONICET-UNR ratificaron la efectividad de las vacunas.

El grupo «Ciencia Rosarina contra el Coronavirus», un colectivo interdisciplinario de investigadores y docentes de CONICET-UNR, publicó un nuevo informe donde precisa que la letalidad es de dos a cinco veces menor en la población vacunada respecto a la no inoculada, siendo mayor esta reducción en los rangos etarios más jóvenes.

El informe revela que la efectividad de las vacunas para prevenir la enfermedad se estima en el orden del 65 al 70% en la población que abarca los rangos etarios entre 60 y 75 años, y luego disminuye para los grupos de mayor edad. Los científicos señalaron que los resultados son acordes a lo esperable para los rangos etarios analizados y confirman que las vacunas –en el estudio no se discriminó entre las que se utilizan en el operativo– están siendo efectivas en el contexto específico provincial.

Para el análisis divulgado, los especialistas consideraron todos los casos diagnosticados positivos en la provincia desde el 1º de abril hasta el 31 de mayo para asegurar que la mayor parte de ellos estén resueltos (alta o fallecimiento). Fueron discriminados por rango etario; de 5 años a partir de los 45 años, ya que para la población menor había muy pocas personas vacunadas. También establecieron que una persona está vacunada 21 días después de la primera dosis, y además se supone un lapso mínimo de 7 días desde que se produce el contagio hasta que se diagnostica.

Los casos se dividieron en tres categorías. En primer lugar, los correspondientes a personas que habían recibido al menos una dosis antes de los 28 días previos a diagnosticarse el contagio, y se consideraron como casos en población vacunada. En segundo orden, los casos de personas que no habían recibido ninguna dosis hasta 7 días antes de diagnosticarse el contagio, considerados como casos en población no vacunada. Finalmente, las que se vacunaron entre 27 y 8 días antes de diagnosticarse el contagio, que se descartaron del estudio por considerarse el tiempo desde la vacunación insuficiente para establecer una inmunidad efectiva.

Según el informe, la efectividad de las vacunas para prevenir muertes sería mayor al 90% para menores de 65 años y se mantendría por encima del 80% en las franjas entre los 65 y 79 años. El detalle es el siguiente: 92,4% personas entre 60 y 64 años; 85,% entre 65 y 69 años, 88,4% entre 70 y 74; 82,1% entre 75 y 79 años; 72,3% entre 80 y 84 años y 56,2% entre 85 y 89 años.

En tanto, el análisis arrojó que entre los 60 y 64 años la efectividad de la vacuna para prevenir la enfermedad es del 71,2%, para la franja de 65 a 69 años 65,1%, de 70 a 74 años 67%, de 75 a 79 años 53,7%, de 80 a 84 años baja a 38,8%. En el caso de las personas de entre 85 y 89 años, la efectividad es del 8,2%.