Conmovedor relato de Sergio, el padre de la joven de Malabrigo que murió esperando un trasplante



Luciana sabía mejor que nadie la situación que estaba pasando. Tenía la ilusión y esperanza de conseguir un donante para continuar viviendo. «Quería cumplir sus sueños y proyectos», indicó su padre en Cadena OH!

Luciana Pighin tenía 19 años, era de la ciudad de Malabrigo y desde que nació luchó contra diversos inconvenientes en su salud. En el último año su cuadro se complicó: primero, estuvo internada en esa localidad pero producto de algunas complicaciones fue trasladada al hospital de Reconquista y luego a un sanatorio privado. La joven, finalmente falleció porque el órgano que necesitaba para vivir nunca llegó.

«Luciana empezó con problemas cuando nació, a las 24 horas de vida tuvo una obstrucción intestinal y la tuvieron que operar en ese momento. De ahí le hicieron una biopsia donde se le declaró la fibrosis quística», relató Sergio Pighin, padre de Luciana, en el programa «Todo al mediodía» que conduce Hugo Isaak por Cadena OH! desde Malabrigo.

Según contó Sergio, «hasta los 10 años, Luciana llevó una vida prácticamente normal. Pero luego se iniciaron las complicaciones en la parte respiratoria. A los 15 años empezó a tener neumotórax. En ese momento fue ingresada en lista de espera de trasplante de pulmón en la Fundación Favaloro«.

A los 19 años, la joven de Malabrigo tuvo una complicación grave que la llevó a ingresar en la lista de emergencia nacional. «Ella no fue trasplantada nunca. El tema era esperar porque tenia que aparecer un donante que nunca llegó», indicó su padre.

«SERÍA IMPORTANTE QUE LA GENTE TOME CONCIENCIA DE LA DONACIÓN»

«Antes que entre en terapia, ella se encontraba con muchas ilusiones de su trasplante, de poder vivir, proyectos de vida. Lamentablemente Dios no quiso que las cosas sean así. Ella había empezado este año la carrera de Psicopedagogía. Estuvo un par de meses, hasta julio, cursando online pero tuvo que dejar por sus complicaciones», describió Sergio.

La importancia de donar

Tras el duro momento, el padre de la joven sostuvo que «muchas veces, si no nos pasa, decimos ‘¿para qué?’. Pero cuando sucede, tomamos conciencia de la importancia de donar órganos. Es un momento muy difícil que quizá no se lo va superar porque la perdida de un hijo es muy doloroso. Pero se trata de seguir adelante. Sería importante que la gente tome conciencia de la donación».

De acuerdo al doloroso relato de su padre, Luciana vivía conectada en las redes sociales y sabía mejor que nadie la situación que estaba pasando, con la ilusión y esperanza de conseguir un donante para continuar viviendo. «Quería cumplir sus sueños y proyectos», concluyó Sergio.