Un usurpador robó caños de bronce y dejó sin oxígeno al hospital de campaña



Fue descubierto y aprehendido en la madrugada de este domingo. Le secuestraron otros elementos robados. Estaba alojado en el viejo nosocomio de Reconquista tras tomar tierras privadas.

A las 2:40 de la madrugada de este domingo policías arribaron al edificio del ex Hospital Central “Olga Stucky de Rizzi”, de la ciudad de Reconquista, a raíz de un llamado del encargado de mantenimiento del lugar. El espacio, fue reconvertido en hospital de campaña para atender las necesidades sanitarias impuestas por la pandemia.

Alexis del Zotto, de 25 años, en su rol de responsable del mantenimiento de los dos hospitales de Reconquista, informó a los uniformados que el personal de turno del nosocomio evidenció baja presión y faltante de oxígeno.

 

Junto a un encargado municipal del sector donde antes funcionaba pediatría, neo y maternidad, comenzaron a realizar un recorrido por la zona donde se encuentra emplazado el caño madre de la red de distribución, fabricado en cobre. Tras una rápida inspección comprobaron la faltante del caño troncal y de otros de la red secundaria.

El empleado municipal, manifestó que en el sector ex pediatría permanecen alojadas unas 10 familias que protagonizaron las usurpaciones de terrenos privados en el Loteo Belén.

Requisa

Tras ello y con autorización del agente municipal, los policías procedieron a inspeccionar cada habitación de las familias. En esa requisa, hallaron sobre una cama una bolsa de arpillera que contenía caños de cobre de unos 30 a 60 centímetros; un radiador, un caño de plomo y una llave de paso.

Con un testigo, secuestraron los elementos encontrados. La inspección ocular continuó hacia otra de las habitaciones donde estaba B. N. F. S., de 36 años y con domicilio en el barrio Virgen de Guadalupe. Allí, los policías dieron con otra bolsa de iguales características con caños en su interior.

 

De inmediato, aprehendieron al sujeto por el hecho que quedó caratulado como robo calificado. Fue trasladado a sede policial y tras ser examinado por un médico de guardia quedó alojado en la celaduría de la dependencia policial; por orden del fiscal Sebastián Marichal.

Fuentes policiales destacaron la rápida actuación que permitió esclarecer el ilícito e impedir que la partes sean vendidas en desarmaderos. Por otra parte, indicaron que la cañería que provee de oxígeno al viejo hospital deberá ser reinstalada desde cero.