Municipales van al paro los días Jueves y Viernes



El Gobierno dictara la conciliación obligatoria, el gremio resolvió trasladar el paro de municipales para el jueves y viernes.

A las 11 de la mañana de este lunes 23 de agosto, desde el Sindicato de Empleados Municipales de Reconquista comunicaron que: «Se traslada el paro para el jueves 26 y viernes 27.

Desde el gremio indicaron que, mañana FESTRAM se presentará a la audiencia del Ministerio de Trabajo con el pedido del adelantamiento del 9 % y que luego de esa reunión se prevé un plenario de secretarios generales a las 16:00 horas para ver si se agrega alguna medida complementaria a la del paro de 48 horas»

El comunicado que emitió el gremio mientras se debatía si acataban la conciliación:

«El gobernador insiste en bajar el salario en Santa Fe»

Hoy llega a Reconquista el gobernador, Omar Perotti, principal responsable de la caída del poder adquisitivo del salario de los trabajadores públicos provinciales y municipales.

A pesar de que tanto la provincia como los municipios y comunas cuentan con recursos, el gobierno provincial y los intendentes se niegan a que se adelante al mes de agosto el último tramo de aumento del 9% por ciento, que había sido dispuesto para septiembre (cobrable en octubre).

La inflación acumulada en el año, ha dejado los salarios por debajo de la inflación en Santa Fe, no así en la provincia de Buenos Aires y Córdoba donde los gobernadores han dispuesto incrementos salariales del orden del 45% para sus trabajadores contra el 35% en esta provincia.

En nuestro sector, la situación se agrava porque nos han dictado la conciliación obligatoria en el marco del plan de lucha que habíamos dispuesto con paro de 48 horas para el martes 24 y el miércoles 25 de agosto.

La decisión del gobernador, Perotti y de su Ministro de Trabajo para que los salarios sigan perdiendo poder adquisitivo, debe encontrar a los trabajadores municipales y comunales, resistiendo esta política propia de la década del ´90, que nos va hundiendo cada vez más en la pobreza y la indigencia.

Por eso entendemos que no hay que acatar la conciliación obligatoria y luchar en defensa de un salario digno para todos.