Pericias: cómo terminó el auto arriba de la garita



Se conocieron los resultados realizados por la División Criminalística de Colón. El agua en la ruta, la velocidad y el golpe contra el guardarrail.

El auto que despistó y terminó sobre el techo de una garita fue noticia nacional. El comisario Luis Martín, de 44 años, oriundo de Concepción del Uruguay y jefe de comisaría de San José, se dirigía a prestar servicio, cuando perdió el control del Toyota Corolla que conducía y protagonizó el siniestro.

“Es la primera vez que veo este escenario”, dice desde sus 10 años de experiencia en accidentología vial el Subcomisario Juan Gervasutti Rezett, jefe de División Criminalística de la Jefatura Departamental Colón, en referencia al accidente más comentado de los últimos tiempos.

Hidroplaneo

“Lo primero que vimos en el lugar son las condiciones del escenario. Estaba lloviendo y sobre la arteria de la ruta 14, la banquina central estaba más alta que el asfalto, lo que hizo que se acumule cierta cantidad de agua. Encontramos 3 centímetros de agua en la zona por la que circulaba”, explicó.

“Esto hizo que el auto hidroplanee, o sea que pierda adherencia sobre el asfalto, por lo que se pierde maniobrabilidad y tracción”. En relación a esto, menciona que “el estado de los neumáticos era bueno”.

“Pica de punta”

Al perder control, “el vehículo salió despedido a la parte central de la ruta, choca contra el guardarrail, vuelve al centro de la calzada golpeando contra el guardarrail del lado oeste y lo usa como un pivot, haciendo que el auto se eleve”, dijo a El Entre Ríos.

“Después se clava en la parte frontal izquierda y hace un vuelco en campana, lo que quiere decir que pica de punta. Choca con la garita y eso hace que se monte sobre ella”, agrega el Subcomisario Gervasutti Rezett.

Velocidad

“A esto se suma la velocidad a la que iba el vehículo”. En este punto, el jefe de la División Criminalística aclara que si bien todavía no se han concluido las pericias al respecto, “la bibliografía habla de una velocidad mínima de 73 km/h, y a partir de ahí se pierde maniobrabilidad”.

Conocer la velocidad permitirá saber además en cuántos segundos se desarrolló la escena. “El cálculo se hace sobre tiempo. Si uno va a 40 km por hora en condiciones normales, se avanza 11 metros por segundo; a 80 km, 22 metros por segundo”, especifica el funcionario.

 

FUENTE: LT10-AGENCIAS