Día Mundial del Limón: mitos y leyendas del cítrico más popular en la Argentina



Cada 30 de septiembre se celebra el Día Mundial de Limón para destacar sus valores nutricionales. Argentina es uno de los principales productores de este versátil fruto.

Quizás no sea el fruto más apreciado, pero sin dudas es uno de los más usados. La gastronomía no sería lo que es sin su característico sabor ácido, por eso no solo se ganó un lugar en el corazón de los argentinos sino también una fecha para festejarlo . Hoy, 30 de septiembre, se conmemora el Día Mundial del Limón, un alimento de gran nobleza y aún mayor ductilidad.

Se usa para cocinar pero también para preparar jugos y tragos, es un ingrediente natural que le da un valor agregado a una amplia gana de preparados, todos con gran valor nutritivo. Así es como su jugo, pulpa y cáscara sirven como componente de una variado abanico de productos que, con su solo agregado, ganan nueva dimensión saborizante, acidificante, gelificante o aromatizantes.

Se trata de un alimento con un alto consumo a nivel mundial. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), la producción mundial de limones rozó las 6 millones de toneladas en 2020. Argentina fue el principal país productor, con 1.471.000 toneladas, dos de cada diez limones en el mundo son argentinos. Además, es su principal procesador del planeta, con un 70% de la molienda global.

En 2020 Argnetina fue el principal proveedor de aceites esenciales de limón y de jugos, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). En opinión del director comercial de Fruta de Fresca de San Miguel, Juan Martín Hilbert: “Los cítricos en general y los limones en particular son alimentos nobles, versátiles y con grandes propiedades para el bienestar y la salud”.

Propiedades y beneficios del limón

El limón es un fruto de piel amarilla o amarilla verdosa, rugosa y muy aromática. Tiene una pulpa jugosa, casi traslúcida y lo que la caracteriza principalmente es su alta acidez. Es considerado una obra de arte de la naturaleza y su historia se remonta a Asia donde se lo cultiva desde hace más de 2.500 años, aunque su consumo como alimento no comenzó hasta la Edad Media.

 

No todos lo limones tienen las mismas propiedades y tampoco la misma calidad. ¿Cómo saber si se está ante un buen limón? La clave está en que tenga una piel firme, tersa y brillante, ligeramenta rugosa, pero no excesivamente, porque eso denotaría deshidratación. Y, también, que cuente con una pulpa jugosa, casi traslúcida, y en un aroma a cítrico intenso. Si tiene esas características no va a fallar.

Los expertos en nutrición coinciden en que lo más destacado es su contenido en vitamina C y en fibra. La vitamina C es la que interviene en el funcionamiento normal del sistema inmunitario y nervioso, tiene una alta capacidad antioxidante y protege a las células de ese daño oxidativo, que es normal en nuestro metabolismo. También es clave en el colágeno de los huesos y de los dientes.

Los usos del limón

El limón se encuentra presente en las mermeladas, jaleas, budines, tortas y bebidas, con y sin alcohol. Como acidificante, lo encontramos en el yogurt, el queso y los dulces. La pectina, que se extrae de su cáscara, se utiliza como agente gelificante, espesante, emulgente y estabilizante y podemos encontrarla, por ejemplo, en la pasta de dientes. Además, sus extractos se usan en las industrias cosmética y farmacéutica por su aporte de Vitamina C, A y B.

El aceite de limón se utiliza para saborizar y aromatizar desde jugos en polvo y gaseosas hasta muchos de los productos no comestibles que usamos habitualmente, como el detergente, los perfumes, desodorantes, productos de cosmética y de limpieza. Por su fragancia fresca, es muy valorado para productos de limpieza, porque da una sensación de naturaleza e higiene.

Sus usos caseros son múltiples. Se lo aprovecha como un limpiador natural combinado con vinagre, para vidrios, pisos o vajilla, es efectivo para eliminar manchas de tinta, moho y óxido, y tiene un efecto desengrasante. Por otro lado, combinado con clara de huevo o azúcar, el limón fresco puede utilizarse como mascarilla facial para un mejor cuidado de la piel.

Beber agua con limón en ayunas: ¿mito o realidad?

El saber popular asegura que tomar un vaso de agua con limón en ayunas incrementa nuestro bienestar y elimina toxinas. Es uno de los mitos más populares y que más calado tienen en la sociedad. No hay ninguna evidencia científica que demuestre que esta bebida antes de desayunar, al comienzo del día, ayude a vivir más y a depurar el organismo. La creencia popular se ha pasado de generación en generación pero lo cierto es que no está demostrado.

 

Además, se asegura que beber agua con limón en ayunas ayuda a adelgazar. Pues se trata de otra leyenda. La única verdad es que si se deja de tomar grasas en el desayuno y solo se ingiere este líquido, se baja de peso, simplemente, por la merma de alimentos. Beber solo agua con limón no es saludable. Lo ideal es llevar una dieta equilibrada.

Otro beneficio que se le atribuye al agua con limón es que fortalece el sistema inmune y previene resfriados y catarros. Si bien es cierto que la vitamina C que esta fruta contiene es buena para nuestra salud, el cítrico no la aporta en cantidades tan desorbitantes como para evitarlos. Y si no impide un simple resfriado tampoco previene del cáncer. Este es uno de los mitos más comunes y, sobre todo, más peligrosos. Porque con la salud no se puede jugar.

Por lo tanto, la mayoría de beneficios del agua con limón en ayunas o no están científicamente demostrados o, directamente, son falsos. Hay que tener cuidado ya que si se abusa de esta mezcla, se puede desgastar el esmalte de los dientes y también se puede provocar una úlcera gástrica. Tomar agua con limón no está mal siempre que no se convierta en algo demasiado frecuente y se haga creyendo que va a tener efectos milagrosos sobre nuestro organismo.

La evidencia científica

La Universidad de Copenhagen ha realizado estudios acerca de tomar el limón en ayunas y asegura que es diurético y equilibra los niveles de PH, es decir alcaliniza el cuerpo. Entonces los especialistas arrojaron distintas conclusiones sobre los beneficios de su ingesta:

– Es digestivo y depurativo del hígado- posee un fuerte poder antibacterial.

— También es antiviral y gran estimulación inmunológica. Se caracteriza por eliminarlas del organismo y desintoxicar el cuerpo.

— El limón no sólo ayuda a mejorar la salud mediante un peso más equilibrado, sino que también provee vitamina C y vitamina P, la cual refuerza las defensas del organismo y ayudan a fortalecer los vasos capilares y sanguíneos. Además, debido a su composición atómica, genera que el hígado produzca bilis, un ácido que se requiere para la digestión. Asimismo, al tener tantos minerales y vitaminas ayuda aflojar las toxinas del organismo, liberándolas más rápido.

Para lograr resultados óptimos “se debe usar agua natural o mineral, limón y que la temperatura no sea demasiado fría ni demasiado caliente”, además de tomarla únicamente en ayunas.