Encontró 3 millones de pesos, buscó al dueño por redes sociales y los devolvió



El hombre divisó el bolso tirado en la calle y decidió levantarlo y revisar su interior.

Jorge Cingolani trabaja en el Correo Argentino en la localidad santafesina de Sastre y por estos días se convirtió en noticia al devolverle a su dueño tres millones de pesos.

El episodio ocurrió el viernes último cuando, como cada tarde, Cingolani regresaba a su casa luego de cumplir con su jornada laboral en la única sucursal de Correo Argentino de Sastre, ubicada frente a la plaza central de la cabecera del departamento San Martín. Minutos después de las 15.30 divisó el bolso tirado en la calle y decidió levantarlo y revisar su interior

Ahí advirtió que contenía una gran cantidad de dinero, que después estableció que superaba los tres millones de pesos. Inicialmente, porsu cabeza se cruzó la idea de hacer público lo que había en el interior del bolso. Sin embargo, se arrepintió y optó por tomar otra decisión. “Entendía que podía aparecer mucha gente diciendo que le pertenecía. Entonces lo que hice fue ponerlo boca abajo y sacarle una foto porque tenía un logo en el frente”.

Luego de almorzar y tomar un descanso, su teléfono sonó. Había pasado una hora y media de aquel posteo en redes sociales. “Se contactaron conmigo. Era un hombre que me decía que lo que había encontrado era de él. Le pedí que me detalle el logo y el contenido del bolso. Me dio todos los detalles y supe que era el dueño. Me agradeció mucho y terminamos llorando juntos”, recuerda el empleado del Correo.

El encuentro entre ambos fue más fuerte aún. Al llegar a la casa de Cingolani, el propietario del bolso explicó era un empleado rural, que venía viajando a dedo en la chata de una camioneta al momento de extraviar el dinero.  “Por suerte apareció el dueño. Eran los ahorros de toda su vida. Lloramos juntos cuando llegó a mi casa. Me ofreció una recompensa, cien mil pesos, pero no los aceptéLo que no es mío, no me pertenece. Sólo le pedí un cordero para festejar año nuevo”, bromeó el empleado al borde de las lágrimas en diálogo con el portal Bumerang news.

“Mi mujer y mis hijos me dijeron que hubiesen hecho lo mismo. Eso me deja tranquilo porque se que estoy rodeado de personas como yo”, y agregó orgulloso: “Sigo emocionado. Si lo tengo que volver a hacer, lo hago” finalizó el protagonista de esta historia digna de compartir.

FUENTE: BUMERANGNEWS