En Santa Fe, las escuelas ya pueden dar gimnasia sin separar por sexo

educacion-fisica-27-6-16

El Ministerio de Educación firmó una disposición que habilita a las instituciones interesadas a implementar Educación Física de esta manera.

Hasta 4º grado, nenas y nenes desarrollan todas las actividades de la currícula escolar de manera conjunta y sin diferencias. Sin embargo a partir de los nueve años el sistema educativo empieza a marcar que ya varones y mujeres no pueden hacer las mismas cosas. En la clase de educación física comenzaban, así, a marcarse estereotipos sutiles y que nada tenían que ver con las posibilidades reales de las personas. Pero ahora la provincia comienza a dar un paso central para brindar una formación no sexista: las escuelas ya están habilitadas a dejar de separar a los estudiantes por género en gimnasia.

Los varones hacen fútbol y las nenas vóley parecía ser la regla para la clase de educación física. Eso generaba, por lo menos, malestar en aquellas chicas que, por ejemplo, querían hacer fútbol y en los varones a los que no les gustaba ese deporte. “Los chicos son más bruscos”, suele comentarse para justificar una segregación que parece inofensiva pero refuerza las relaciones desiguales de poder entre los géneros.

La Dirección provincial de Educación Física del Ministerio de Educación santafesino emitió una disposición mediante la cual empieza a desandarse ese camino y se promueve una formación realmente inclusiva. “En realidad los chicos por el mundo van unidos, varones y mujeres hacen un montón de actividades en conjunto y son el mismo grupo que se está formando a nivel escolar”, evaluó Ricardo Caruso, director de Educación Física.

“Hay un decreto que es de 1972 que norma que las clases de educación física a partir de 4º grado sea dividida por sexo y que cada uno de esos grupos sea atendido por docentes del mismo sexo que los alumnos a cargo. Ahora hacemos una recomendación para que aquellas escuelas que ya tienen un trabajo en ese sentido puedan unificar la clase de educación física”, explicó a Diario UNO.

El funcionario hizo hincapié en que esa determinación no implicará la pérdida de puestos laborales para los educadores y que se trabajará con los gremios docentes de cara a la implementación universal de esa medida. “La ley de educación nacional y la ley de identidad de género, entre otras, no justifican más el dictado de la materia separando por sexos. De hecho, la ley de educación dice que no hay por qué dividir en sexos ningún dictado. Tenemos que aggiornar las clases a esa normativa”, justificó Caruso.

En ese sentido, señaló que en otras provincias se ha tomado la decisión de implementar ese cambio unilateralmente y sin proceso de transición. “Nosotros venimos trabajando con el gremio, con los docentes y la comunidad. Por lo tanto, ya había muchas escuelas rurales o muy chiquitas donde las clases, históricamente, son mixtas porque no podía ser de otra manera por la cantidad de alumnos”, remarcó.

Además de las normativas, existen otros procesos que encaminaron hacia esta decisión como la implementación de la educación sexual integral (ESI) y distintas normativas que hacen a la inclusión de la diversidad sexual. Al respecto, el funcionario reconoció que, por ejemplo, para las personas trans que están atravesando el sistema escolar esta medida es realmente importante ya que permite una inclusión real.

Los nuevos profesores

Antes de que se empezara a planificar la clase de educación física mixta en las escuelas, la provincia comenzó a implementar la formación conjunta de varones y mujeres que querían ser profesores en esa disciplina. Y, más recientemente, la capacitación mixta en los bachilleratos de Educación Física. Por lo que esta última instancia que se empieza a transitar es parte de un proceso más amplio.

“Cuando se armaron los grupos para la nueva orientación del secundario la idea fue hacerlos mixtos. Entonces hicimos un relevamiento para ver cómo funcionaban las clases, cuáles eran los pros y los contras y todo eso se trabajó en el Congreso provincial de Educación Física que se hizo el año pasado en Rosario”, mencionó Caruso y siguió: “Ese punto se puso a discusión de los docentes y los educadores dijeron que estaban de acuerdo en que no había más fundamento, excepto la práctica deportiva, para dividir a varones y mujeres en las clases”.

En ese sentido, también resaltó que la formación de nivel superior que brinda Santa Fe en el profesorado hace 15 años que es mixta. “Antes los varones teníamos rugby y las mujeres hockey. Hoy todos los estudiantes deben hacer las dos materias y eso está bien porque cada vez hay más equipos femeninos de rugby o fútbol y masculinos de hockey u otras disciplinas”, ejemplificó.

A partir de ese trabajo se inició el expediente que pondrá las clases mixtas como la norma. Mientras tanto, esta disposición de la Dirección provincial de Educación Física es para que las instituciones que estén de acuerdo y cuenten con las condiciones puedan iniciar a dictarlas de esa manera hasta que se modifique el decreto de 1972.

Caruso aclaró que esta semana está prevista una reunión con los gremios docentes para poder analizar el tema y el impacto que tendrá en los trabajadores de la educación. “La idea es que siga habiendo varones y mujeres en cada una de las instituciones, respetando los cargos, pero que la atención de los docentes sea al grupo entero”, resaltó y agregó que es importante contar con ambos sexos para algunas actividades especiales como los campamentos.

El director de Educación Física aprovechó la oportunidad para recordar que las clases no deben confundirse con partidos de alguna disciplina en particular. “El tema del deporte es donde más produce ruido este tipo de medidas”, analizó Caruso respecto a que, en las competencias oficiales, aún se hace la separación entre femenino y masculino. Pero acotó: “El deporte es un contenido más de la clase de educación física. Entonces no existe ningún impedimento para que el deporte escolar sea mixto y eso es lo que se trabaja a nivel escolar”.

Por último, el funcionario también adelantó: “Ningún profesor va a perder horas , ya que si en alguna escuela sobraran horas la idea sería usarlas para clase de deporte, específicamente, en el marco de un programa nacional que propone la extensión de la carga horaria de los alumnos a través del deporte y los lenguajes artísticos. Eso se podría articular con algunos programas provinciales”.

Aplicación
– Un decreto de 1972 establece que, en la provincia de Santa Fe, la clase de educación física debe separarse por sexo y contar con un profesor o una profesora de acuerdo al grupo a partir de 4º grado.
– Sin embargo, en las escuelas donde la cantidad de alumnos es muy pequeña, como en las rurales, eso no se aplicó nunca.
– Hay otros establecimientos que ya empezaron, en el marco de acciones de ESI, por ejemplo, a trabajar en clases mixtas.
– Hace 15 años que el profesorado de Educación Física tiene una currícula única y común para varones y mujeres.
– El bachillerato en Educación Física tampoco hace diferencias de sexo.