Escandalosa interna entre el Fiscal Regional y el Fiscal Aldo Gerosa

gerosa-garcia-9-11-16

Aldo Gerosa declaró en la Comisión de Acuerdos de la legislatura y dejó en la cuerda floja al Fiscal Regional de Reconquista. El texto completo de la entrevista.

– Siendo las 10:30, dice la:

ENTREVISTA AL DR. ALDO HÉCTOR GEROSA
SRA. PRESIDENTE (Bertero).- Doctor, para dar comienzo porque sabemos que usted tiene que regresar y no le queda muy cerca. Usted sabe que fue convocado a declarar por el procedimiento de remoción al fiscal García, la cual se está tramitando en esta comisión, propuesto en el caso del senador Gramajo, que es el acusador en este trámite. Hay algunas preguntas que le vamos a formular en el inicio y después vamos a continuar para que los otros integrantes puedan reformular o si necesitan mayores precisiones de las mismas.

DR. GEROSA.- Previamente, agradezco la deferencia a mi pedido de adelantar el horario de la reunión por mi imposibilidad de estar a la tarde.

SRA. PRESIDENTE (Bertero).- En primer lugar, sus datos de identidad y su cargo.

DR. GEROSA.- Aldo Héctor Gerosa, fiscal titular de la Unidad Fiscal de Reconquista, Fiscalía Regional de la IV Circunscripción Judicial, DNI 17.071.425, 51 años, separado, domicilio real en calle Freyre 330 de la ciudad de Reconquista y laboral en Iriondo 553, que es la sede de la Fiscalía.

SRA. PRESIDENTE (Bertero).- Doctor, para que diga si sabe y cómo lo sabe, de insultos y agravios expresados por el doctor García hacia su persona.

DR. GEROSA.- Cómo lo sé, porque los leí y los escuché y cómo fueron expresados, en el caso que me toca más profundamente y motivó una licencia por estrés laboral, que en realidad fue la manera que yo tenía de evitar engancharme en el clima muy tenso que existía en la Fiscalía Regional en este año, fueron a raíz de un apartamiento en una causa, la causa Massat, referida a una cuestión económica donde los abogados defensores, o los que iban a ser los defensores de la supuesta imputada por administración fraudulenta, me piden el apartamiento ante el juez, evidente error, después como el juez lo rechazó y algunas medidas de prueba que yo había ordenado, hacen el pedido a la Fiscalía. Lo hacen de manera irregular, con algunas expresiones falsas y agraviantes hacia mi persona y la Fiscalía toma tal cual esa presentación, coloca en los considerandos de la resolución de apartamiento lo mismo que decía la supuesta acusación y dicta el apartamiento, lo cual no me preocupaba, porque en realidad es un beneficio, es un legajo menos y es una cuestión bastante “árida”, pero sí me molestó que dieran por cierto y no aclararan, en ningún lugar, que lo que se ponía en los considerando eran los dichos de los supuestos afectados. Todo esto, anímicamente, me molestó, pero después los abogados que me habían pedido el apartamiento lo divulgaron en todo el foro y eso me causó una mala imágen, porque se me trataba en el pedido de apartamiento y luego lo reproducen textual sin aclarar que eso no es así o que al menos era parcial, de que yo estaba en sociedad con uno de los patrocinantes del denunciante, lo cual tampoco era verdad porque esa persona, si bien había constituido domicilio en mi estudio, era un conocido, un amigo mucho menor que yo, que se había recibido después; y cuando yo dejé el estudio el 28 de noviembre del 2013 él se fue a su casa, es decir, no había ninguna relación personal, era una cuestión como hacen muchos abogados, de prestarle el domicilio legal a otro colega que no tenía adonde atender sus clientes, entonces él podía atenderlos allí en mi estudio.
Entonces, realicé una disconformidad, primero la ventilé verbalmente ante, no recuerdo si ante el doctor García, pero sí ante los dos secretarios de la Regional y ante el jefe de la Unidad Fiscal, el doctor Martínez, mostrándole mi disguto y demás, porque el criterio que se utilizaba era ridículo, inapropiado, porque si la causante para apartar a un fiscal es que alguna vez trabajó con o contra algún abogado patrocinante del denunciante, y prácticamente no podríamos trabajar en ninguna causa, menos el doctor Martínez, que es el jefe de la Unidad Fiscal y lleva casi 30 años de litigios y trabajos en Reconquista, es decir, es conocido de todos. Eso iba a causar una grave situación en la Unidad Fiscal, si el criterio quedaba plasmado y era aplicado en otros casos.
Al otro día hago el descargo, la disconformidad por escrito, la cual remito por correo electrónico en copia PDF con firmas y todo lo que corresponde. Dejé la causa ahí, igualmente había otras situaciones complicadas, quiero creer que pudo haber influido las circunstancias que el doctor García tenía un pliego para ser aprobado o remitido a la Legislatura para la Cámara de Apelaciones en lo Penal y que eso a él le resultaba muy importante porque hacía muchos años que estaba dando vueltas afuera de Santa Fe y quería volver acá, por lo que se notaba que estaba nervioso. Resulta que tiempo después, me llama la abogada que había hecho la denuncia, junto con el otro colega, que supuestamente era mi socio y me pregunta si yo había hecho algun descargo, a lo que le contesto que sí, -aclaro que yo estaba de licencia y después contaré las circunstancias de la mismas que vienen a la pregunta suya-, a lo que ella me dice que la Fiscalía Provincial no aparecía mi descargo, a lo que yo le contesto que no podía ser, que yo lo había remitido por correo electrónico a los doctores García, Salum, Mai, Martínez, a la secretaria de la Unidad Fiscal, a mi asistente letrada para que esté enterada de que yo quería seguir en la causa y al asistente letrado del doctor Martínez, para que sepa que a lo mejor seguían ellos en la causa. Luego me pregunta si le podía dar una copia, entonces le digo que si me hacía un pedido en el marco de esta investigación que ella estaba está haciendo, le daría la copia como corresponde y así fue. Efectivamente, luego me entero que esa nota mía nunca había aparecido en la Fiscalía Provincial.
Interín, pasa esto el día 28 de junio, esa misma abogada había denunciado a García por otra causa, y ese 28 de junio hubo una cuestión en los medios de prensa vinculada a esa segunda denuncia contra el doctor García de esta abogada, y a su vez, ella y su novio, tenía como víctima una causa por amenazas anónimas de parte de terceros, que justo me había tocado a mí y tuve esa mala suerte. Habíamos estado avanzando en esa investigación, teníamos identificado un posible autor que era personal policial, de la PDI, por lo tanto nos impedía avanzar rápido porque no teníamos con quien delegar la investigación, contacté a Gendarmería e hicieron un trabajo pero esta mujer públicamente cuestionaba a García, no recuerdo los motivos; estaba esta causa de Massat primero y luego esta otro. A raíz de esto el doctor García se enoja conmigo y me hace una recriminación verbal a la cual le contesto y la cosa quedó ahí. El 29, que fue martes…

SR. GRAMAJO.- Discúlpeme, ¿qué términos utilizó García contra usted?

SR. GEROSA.- En esa primera vez no recuerdo pero supongo que habrá sido en el tono de voz que normalmente usa, que es bastante imperativo.
El problema en realidad apareció al otro día, me manda un mensaje por Whatsapp que yo no veo sobre el mediodía para que me ocupe de la causa porque me va a hacer otra denuncia tu socio, el doctor Agustini, en esos términos era. No lo veo y por ende no lo contesto, a eso de las 17 o 17:30 horas me manda otro pero ya era “ocupate de esa causa porque si no me van a hacer tal cosa”. Yo le contesto casi en estos términos: “si en lugar de retarme te hubieras acercado a hablar conmigo sabrías que la causa está avanzada, que ya tenemos individualizado un posible autor y estamos tratando de cercar el teléfono para poder individualizarlo”.
Recuerdo que esa semana tenía juicio oral y para distraerme ese martes estaba yendo a clases de italiano cerca de las 20 horas, iba caminando y me manda otro Whatsapp ya en términos elevados, entonces decidí no contestarle para no ponerme mal y voy a meter la pata, dejé el teléfono. Al rato me llama Salum y me pregunta si Eladio estaba hablando conmigo, yo le pregunto por qué y me dice que desde allí se escuchan las puteadas que le estaba hechando a algún fiscal. Cuando vuelvo a mi casa veo 40 y pico de mensajes de Whatsapp escritos y 4 orales en el particular mío, leí los dos o tres primeros y dije basta, porque no iba a poder dormir de la bronca. Me sentí mal. Pasados unos cuantos días los leo y realmente había expresiones subidas de tono y en los mensajes de audio había expresiones absolutamente inadecuadas referidas a mi vida particular.

SR. GRAMAJO.- Doctor, yo voy a leer algunos textos y usted me dice si son estos:
“Vos sos un pelotudo”; “me tenés harto”; “no la inventé yo, pedazo de pajero”; “te voy a seguir insultando.”

SR. GEROSA.- Los tengo en el teléfono así que podría chequearlos, nunca los borré. Pueden ser, lo de pajero seguro.

SR. GRAMAJO.- “Vos sos mi subordinado”; “mi causa la tiene Busatto, mi enemigo”; “no te quiero, áspero, estúpido, así que renunciá si querés, sos prescindible”; “yo elegí insultarte”; “intolerante, autoritario, no tiene sentido el proceso democrático”, “no rompas más las bolas”; “andá a ver un psicoanalista, un psiquiatra, una pareja para coger.”

SR. GEROSA.- Eso estaba en el audio, ese es lenguaje del audio. Es lo que me mandó, sí.
Le decía lo de renunciar porque en una de las discusiones que tuvimos ese mismo día a la tarde, siempre por audio porque nunca me llamó, le dije que si me seguía presionando o le parecía que era tan inútil porque no puedo investigar esta causa, que me saque de la coordinación de la Unidad Fiscal de Las Toscas, que me saque del caso Díaz porque es muy complicado y del caso Bernardi, sino renuncio directamente. Por eso, luego en los mensajes que dice “renunciá a lo que quieras”.

SR. GRAMAJO.- ¿Todos esos textos son conscientes?

DR. GEROSA.- Sí. Anoche me tomé la molestia de escuchar los audios y leer lo que tenía escrito para recordarlos y me di cuenta que en el otro teléfono tenía muchos mensajes más y audios que no había visto ni escuchado. Eso lo que leyó el señor es del 28 de junio. Lo llamativo, creo que lo tengo impreso, es que me agarró un ataque de risa, pero a su vez me di cuenta que si lo hubiese visto ese mismo día la cuestión hubiese sido muy complicada porque realmente era todo en tonos muy elevados. Exactamente fue a las 21:05 Hs. del 28/6/16. Eladio me dice: “mira Gerosa”, minutos después a las 21: 06Hs. me dice: “te voy a cagar a trompadas”. Si lo hubiese escuchado en ese momento, con la bronca que tenía nos quedábamos los dos fuera del Poder Judicial. Hoy me río, pero pasé tres meses de licencia por este estrés, pero la verdad que en ese momento fue mejor no haberlo leído. En esos momentos trabajaba en la Fiscalía hasta diez horas con mis dificultades y limitaciones, lo único que me limitaba a hacer era pedir los materiales y el personal que me faltaba porque tenía investigaciones complejas y de muchos hechos, hay una que tiene 57 hechos en el mismo legajo y son entre 19 y 20 imputados.

SRA. GUTIERREZ.- ¿De qué causa Díaz está hablando?

DR. GEROSA.- La causa Díaz que es la de Vera. Fue tan grande el desastre que hubo con esa causa que me mandaron a tratar de darle orden y de desarrollar esa causa en algún sentido, recuerda que él había quedado en libertad y violó a la nena. Fui a colaborar, pero era una responsabilidad muy grande porqué los chicos de Vera no hacían nada sin que yo les dijera que sí o que no, son casi 80 kilómetros de ida y de vuelta y se perdía todo un día, mucho cansancio y estrés. El planteo fue de que “soy un inútil, que no servía para nada…” y luego en esos mensajes del 28 dice “que no está en discusión mi capacidad técnica”. Entonces no entendía qué quería y dije “renuncio”. Ahí fue que vino la tracalada de cosas de que soy un estúpido, un pajero y demás… y anoche cuando escucho los audios y leo los mensajes (risas), gracias a Dios no los leí en ese momento: “te voy a cagar a trompadas, si tengo una denuncia por voz, pedazo de imbécil, denuncia penal histérico de mierda…”, me dio un ataque de gracias, pero después a los audios no los escuché porque eran las once de la noche y todavía me faltaba hablar con la psicóloga, la Unidad Fiscal y con mi asistente para poder ordenar lo de hoy. En los audios me vuelve a decir lo mismo que me envió al teléfono particular, que no había ninguna razón para apartarme de la causa Massat y que lo había hecho para humillarme porque según su visión yo estaba engreído, me había agrandado y me creía más de lo que valía, lo cual es totalmente falso porque tengo un perfil bajo en eso. Sí en las audiencias litigo como corresponde, muerdo los dientes, encaro como se debe y no me hacen cambiar de opinión si no me hacen ver que estoy equivocado, pero me parece que ese es mi trabajo. Si fuese defensor haría lo mismo al revés; es decir, si no defiendo mi causa teniendo la convicción de que tengo razón y buscando argumentos jurídicos y filosóficos, me voy y dejo de hacerle gastar plata a la Provincia.

SR. BUSATTO.- Le hago una pregunta relacionado con el desempeño de sus funciones y la relación que tiene el fiscal regional respecto a la gente que trabaja con él, porque sacando las discusiones mi pregunta es ¿esto es un hecho aislado, forma parte del trato cotidiano o cómo lo califica usted?

DR. GEROSA.- Calificarlo no, pero sí le puedo responder los hechos vividos. Muchas veces hubo correos electrónicos que circulan entre los tres fiscales titulares, los seis fiscales adjuntos, los tres secretarios de la Unidad Fiscal y los dos secretarios de la Unidad Regional con palabras muy subidas de tono.

SRA. GUTIERREZ.- ¿ Cómo cuáles?

DR. GEROSA.- No recuerdo, porque al comienzo los borraba y después sí los empecé a guardar porque pensé que algún día me podía tocar a mi; incluso, éste fue el primer escándalo de ese tipo, porque públicamente nos retaba continuamente, por ejemplo en reuniones con policías, víctimas y abogados particulares, cuando uno opinaba una cosa que el no compartía, nos decía: “yo no estoy de acuerdo”, directamente nos decía: “cállate no sabes nada. Anda estudiar y después vení”. En público.

SR. GRAMAJO.- ¿En público con los fiscales?

DR. GEROSA.- Sí, delante de todos. Entonces, uno después tenía que ir a hablar con el policía y me preguntaba qué tenía que hacer y mi jefe me había dicho antes que no sabía nada, lo cual es bastante descalificante, pero con las víctimas era peor, porque los policías se daban cuenta de que había algo en la personalidad de él; en cambio, las víctimas no entendían.

SRA. GUTIERREZ.- ¿Cómo con las víctimas?

DR. GEROSA.- Hubo un caso, que fue muy escandaloso en el cual no estuve porque decidí apartarme totalmente, de un sacerdote con prisión domiciliaria. En aquel momento, hubo una reunión con los abogados querellantes, los padres de las dos víctimas y los fiscales. Esto que voy a contar me lo contó el abogado querellante, que me preguntó porque estaba de licencia, al cual le contesté que hubo dificultades con la Fiscalía y me contó que en un momento de la reunión uno de los fiscales adjuntos expresó lo que pensaba hacer y lo destrató delante de todos y le dijo: “Sos un ignorante, callate y andá a estudiar”, delante de la madre y el padre de los nenes supuestamente víctimas y el querellante que quedó escandalizado, a tal punto que me lo cuenta sin que le pregunte. Eso sí ha pasado.
En cambio, por correo electrónico hubo expresiones más subida de tono y perdón las señoras: “tuviste un ataque de concha. Entonces, retrocedí. Tuve que sacártelos. Sos un permanente desagradecido”.

SRA. GUTIERREZ.- Doctor, ¿nos puede dejar esos e-mails?

DR. GEROSA.- Algunos de estos e-mails no eran dirigidos a mi, puedo dejarles sólo los que refieren a mi persona.

SR. GRAMAJO.- Doctor, los que pueda dejar de esa documental sería muy importante para nosotros.

DR. GEROSA.- Los mensajes de whatsapp están en los teléfonos si quieren verlos no tengo problema y se los dejo.

SR. BUSATTO.- Doctor, lo que quiero consultarle para que de alguna forma quede en claro para nosotros, si usted considera que todo esto es una situación aislada o ese trato es una situación permanente.

DR. GEROSA.- Sin duda es permanente. Aquí voy a leerles un correo electrónico del 28 de septiembre de 2009; es decir, un año atrás. En aquel momento hubo un problema por usurpaciones en época electoral y nos envía un correo donde dice: “Están en flagrancia. Fiscal de turno comunica al fiscal jefe y este a fiscal regional. Saca una resolución: ordeno cese de los efectos antijurídicos preparando “toda la música” y volvemos a sacar a los usurpadores. Yo firmo porque soy Garcia y tengo, aunque avejentada, una “v…” como una manada de burros machos salvajes. Hacer y ordenar ejecutar. Ahora van a tener oportunidad de conocerme. No se van a arrepentir ¿Piensan tener nietos”. Esto era una cuestión frecuente: “Sean agradecidos. Nosotros los cuidamos. Nosotros les dimos el trabajo ¿Piensan jubilarse? Etcétera”. A mi me dijo verbalmente, que yo no lo sabía y además no creo que sea así porque no es el estilo de mi exseñora, que ella iba a pedirle por favor que me nombrara. Entonces, cuando lo escuché entendí como que tenga cuidado, porque sino te vamos a “desnombrar”.
En otra oportunidad, hubo un problema en el barrio Avellaneda donde le dijo al doctor Martínez también cosas subidas de tono y al poco tiempo hubo otro problema de usurpación donde sale una nota periodística en un periódico local…

SR. GUTIERREZ.- Disculpe, de acuerdo a lo que usted dice destrataba también a otros fiscales, ¿nunca nadie lo denunció?

SR. GEROSA.- No, nadie. En mi caso es la primera vez que me pasó, pero observaba esta situación y hablé dos o tres veces con el doctor Martínez, con el doctor Fían, que es secretario del fiscal en Las Toscas, como así también con el doctor Rodríguez y Salum hablamos de reunirnos con los que estábamos hace más tiempo para que cese estas actitudes. En este sentido, el doctor Salum le mandó a él y a nosotros un mail haciéndole estas observaciones.

SR. GUTIERREZ.- ¿El doctor De Olazabal estaba al tanto de estas situaciones?

SR. GEROSA.- No lo sé, lo puse al tanto el día que declaré por la causa en la que me apartó, que fue a principios de octubre.

SR. GRAMAJO.- ¿Entonces, el doctor De Olazabal tiene conocimiento de todo?

SR. GEROSA.- Así es, le comenté estos mensajes que, si bien no le dejé copia, le dije que estaban a disposición en mi teléfono y que tenía una copia en la computadora.
Por otra parte, volviendo a lo que les estaba comentando, en ese mail que nos hizo llegar a todos, al periodista que hice referencia antes, que es una persona mala, escribió “que le chupa el o… la descerebrada de la esposa de fulano”, es decir, de uno de los fiscales, lo cual a mi criterio es gravísimo. En su momento, una vez o dos en sus comienzos uno pensaba “mira vos se enojó” y después no pasaba nada, pero el destrato muchas veces era público, no por mail como estos.

SR. GUTIERREZ.- ¿Por qué por mail?

SR. GEROSA.- También por whatsapp, pero por mail porque muchas veces no estaba, como los lunes o viernes, en ese caso, si se enteraba de cosas y nos tenía que dar instrucción nos mandaba un mail. En otras ocasiones, porque durante la tarde suele ir a las 18.30 horas y, nosotros los fiscales, hay días que nos vamos antes y no nos encontraba para poder conversar estas cosas.
En mayo del año pasado, por ejemplo, nos envía el siguiente mail: “los fiscales titulares sean agradecidos, ¿capito? y dejen de creer que la tienen larga, próximo quilombo los dejo solos y en el aire les va a quedar el c…”.
Del mismo modo, el doctor Martinez en una supuesta conversación con el intendente de Avellaneda, el cual nos habría criticado a los cuatro fiscales, termina diciendo al doctor Martínez: “siemrpe fuiste un pelotudo agrandado, un boludo con ínfulas… ni se te ocurra hablar con este tipo sobre estos temas, emborrachate en la pena o hace lo que se te cante el o…” y De Olazabal también lo habría indicado, lo que no sé si será tan así.
Por otra parte, en relación a los fiscales adjuntos de Las Toscas: “están verdes y por ahí medio arrancados verdes”, como así también, en ocasión de una declaración del doctor Martínez en la prensa expresa: “que boludo, Rubén termina enojandosé y cantando todo chinchudo, les decían margaritas y ahora te dicen margot”…

SR. GUTIERREZ.- ¿Quiénes son los ficales de Las Toscas?

SR. GEROSA.- Cogut, Juan Carlos y Ríos, Norberto Carlos. En otro mail, “es una buena sanción para los boludos, entedés Aldo, qué opinas?… no es cuestión de laburar nada más, ojo con la escuela de Martínez, ¿aspero?, Martínez produjo gracias”.
Fueron a hacer la defensa de la causa del sacerdote, que habiendo empezado con alguna complicación, cómo es que estuvo dos meses parada sin que nadie le diera trámite, de lo cual me entero aproximadamente el día 3 de febrero, que es cuando me reintegro de las vacaciones y pongo sobre aviso a todos, a García y al fiscal de la causa. Pasaron otros dos meses hasta que se ordena la detención y allanamiento en donde vivía el sacerdote; entonces la prensa empezó a castigarlo, con o sin razón. La cuestión es que había mucha prensa en contra y los manda a hacer prensa al fiscal adjunto Rodríguez y al secretario. El doctor Martínez habrá tenido alguna expresión en eso y entonces también le pega a Martínez, felicita a los otros dos y le pega a Martínez porque dice que está sólo para los aplausos. Y después dice: “¿Los presiono mucho si les digo cómo son las cosas?”. En eso insistió también varias veces este año, que eso no pasaba el año anterior, que no nos quejemos si nos presiona, que él está para defendernos. “¿Presiono?” “Y no, veo las cosas nomás”. Eso era muy frecuente.

SR. GRAMAJO.- Doctor, creo que con lo que usted ha declarado ahí es suficiente. Seguimos con el pliego de preguntas.

DR. GEROSA.- Sí, era una situación frecuente, eso en respuesta a lo que era la pregunta del diputado.

SRA. GUTIÉRREZ.- Doctor, usted dice del maltrato con respecto a -o lo digo yo- al resto de los fiscales y ¿qué pasa con el personal, por ejemplo, el personal administrativo?

DR. GEROSA.- A la secretaria de la Unidad Fiscal Reconquista y de la Unidad Fiscal Las Toscas también los ha tratado con extremada virulencia por sus funciones, que hacían o no hacían, o hacían a medias. Con el personal casi no tiene relación, excepto con dos o tres que por algún motivo tiene un especial trato y que nos han causado algún inconveniente. Por ejemplo, uno de esos muchachos es de Vera que titularizó el cargo en Reconquista porque era subrogante en Vera y está a cargo del depósito de objetos secuestrados y a veces tenemos inconvenientes en encontrar las cosas, las cosas secuestradas, o no las prepara para cuando son necesarias. Hemos hecho reclamos y él va y conversa con Eladio y Eladio le dice: “No, no les hagas caso”. Y nosotros quedamos en el aire. Entonces, los que tenemos que ir a la audiencia con la escopeta o el machete o el objeto con el que mataron a alguien somos nosotros, si no los tengo y la defensa se aviva y me lo pide, perdí la audiencia y la responsabilidad es mía, no del chico del depósito ni de García, al que lo van a sancionar administrativamente es a mí.

SRA. PRESIDENTE (Bertero).- Para que diga si sabe y cómo sabe que el doctor García ha intentado orientar investigaciones en perjuicio o beneficio de ciudadanos de su circunscripción.

DR. GEROSA.- Saber a ciencia cierta no, pero en el caso del sacerdote hubo un interés que no tuvo en otros casos. Obviamente, es el primer religioso que está siendo investigado, pero en otros casos resonantes no ha tenido tanto interés y evidentemente ha habido una intención. Personalmente, al menos creería eso de tomarlo como un caso, un leading case, que mostraría la decisión, coraje y valía de la Fiscalía Regional y de la Unidad Fiscal Reconquista en perseguir, incluso, a gente de una corporación poderosa. Y allí es donde disiento con él y con mis colegas. Hubo una audiencia en la cual va detenido el sacerdote y aparece en Reconquista un obispo que fue obispo de Reconquista hace muchos años atrás, que ya está en Posadas, Martínez, y habla en privado con el fiscal; el fiscal no cuenta nada, no dice nada y al otro día sale el doctor García diciendo que lo había coaccionado al fiscal, ¡el fiscal no dijo eso! Y empezó el hecho de denunciar, de denunciar también a una abogada del obispado, al obispo de Reconquista y como era esa causa no me metía porque trabajé mucho tiempo en comisiones de juvenismo y de catequesis del obispado, si bien el fiscal ya había dejado.

SR. BORLA.- ¿Quién era la abogada del obispado?

DR. GEROSA.- La abogada del obispado era la señora Gabriela Contepomi.

SR. BORLA.- ¿La que se filtra en la grabación que pide que borre todo?

DR. GEROSA.- Exactamente, si usted escucha la grabación se da cuenta que no está obstaculizando la investigación, porque le pide que borre los mensajes donde el acredita que sabía de la denuncia, no está pidiendo que borre información de la causa, es más, es una sugerencia torpe.

SR. GRAMAJO.- Lo perjudica.

DR. GEROSA.- Lo perjudica, porque quiere decir que él sabía que lo estaban investigando y no hizo nada, no se escapó, no molestó, acredita que no había peligro procesal para una prisión preventiva. Sigo con esto, en esa causa se armó todo eso y ahora aparentemente van a volver a insistir con imputarlo y demás por esta insistencia de tener una investigación penal fuerte contra una institución fuerte. Le dije a algunos de sus secretarios y se lo he dicho públicamente a los empleados, que si a mi viene un obispo viejo a punto de jubilarse, que vive a 600 kiómetros y es capaz de coaccionarme y asustarme, yo me borro de fiscal, qué le voy a decir a la gente que está viviendo al lado de mafiosos que venden droga o que roban con arma y le pido que vaya a declarar como testigo, si tengo miedo de un cura anciano que está a 600 kilómetros. No tenía pata ni cabeza, pero di mi opinión y como le digo me aparto del tema porque realmente me parece que se manejó mal.

SR. BUSATTO.- Está bien, pero esto forma parte de una percepción suya.

SRA. GUTIÉRREZ.- En eso disiento, no es ningún mérito, es una obligación del doctor García y de todos los fiscales de investigar, sea cura o lo que sea. El fin de semana hubo otro abuso sexual.

SR. GEROSA.- Eso está bien, pero el fiscal no había hecho mención de que había sido coaccionado, es más, nunca tuvimos una versión de parte del fiscal de qué es lo que pasó, es como que sustituyó la decisión del propio fiscal.

SR. BUSATTO.- Para que quede también asentado en la versión taquigráfica, así como hay un hecho objetivo que es el correo electrónico o los mensajes de texto con un evidente destrato, no hay un hecho objetivo que compruebe haber desviado causas en ese sentido, quiero tratar de ser ecuánime en las cuestiones.

DR. GEROSA.- Empecé diciendo que no tenía injerencia, pero sí tenía esa percepción a partir de datos que uno observa y puede acreditar. Sí ha habido correos electrónicos en esa causa, que los he leído porque circulaban en el grupo, ordenando detenciones y ordenando medidas a los fiscales y también depende de cómo usted lo visualice, porque puede ser una instrucción directa de un fiscal superior que hay que obedecer, o disconformarse y hacer lo que corresponda, o puede ser una intromisión, no puedo afirmar ni una cosa ni la otra.

SRA. PRESIDENTE (Bertero).- La siguiente pregunta es para que usted diga si ha efectuado algún tipo de denuncia y/o presentación por ante el Ministerio Público de la Acusación.

DR. GEROSA.- Cuando me citaron el día 4 o 5 de octubre, le dije al doctor De Olazábal, al explicarle todo esto, que las cuestiones referidas a los insultos personales y demás, de alguna manera las reservaba para mí, podría ser producto de una “calentura”; no así las expresiones relacionadas a que no habían motivos para apartarme y que se hizo por razones de humillarme y demás, porque demuestran primero que yo tenía razón, que legalmente no era susceptible de apartamiento y, en segundo lugar, que dejan en pie una jurisprudencia, que creo perniciosa para el funcionamiento de la unidad fiscal, cuando se aviven los abogados defensores a Martínez y a mí nos van a explotar en todas las causas y van a recargar el trabajo de los fiscales adjuntos y lo que debe vigilar la Fiscalía Regional es la carga de trabajo de cada fiscal, porque no puede ser que yo tenga en dos legajos 40 imputados, ¿justo me van a tocar a mí? Sí, pero no debe ser así, porque es como tener 40 causas distintas, eso nunca se corrigió y por lo tanto, mi planteo a De Olazabal era ese, le dije “mire, esto así no puede seguir”, eso sí se lo hago saber.

SR. GRAMAJO.- ¿Está la presentación que usted hizo?

DR. GEROSA.- Lo expresé en la audiencia, quedó en el acta. Yo tenía una copia exacta pero no sé si la traje doctor, ahora me fijo.

SRA. PRESIDENTE (Bertero).- Por último, si usted hace reserva de ampliar el presente testimonio.

DR. GEROSA.- Lo que ustedes me pregunten yo lo contesto, es más, lo advertí a los funcionarios de la Fiscalía Regional cuando se inició todo esto, de que si a mí me llaman a declarar en cualquier instancia y me preguntan sobre esto, voy a comentar lo que sé.

SR. BORLA.- Una pregunta respecto a esa causa de apartamiento, ¿qué resolvió la Fiscalía General?

DR. GEROSA.- La Fiscalía General resolvió ratificar el apartamiento, porque yo no había hecho ninguna disconformidad. Cuando me notifican eso, es que acredito que me habían desaparecido el escrito, entonces se lo mando al fiscal por dos razones, la primera, por cubrirme mi espalda.

SR. GRAMAJO.- ¿Es decir, que su escrito nunca llegó?

DR. GEROSA.- No, nunca llegó, hasta que yo se le mandé personalmente al correo electrónico y luego lo llevé a la audiencia, pero me mostraron que ya lo tenían, asi que ya estaba agregado.
Volviendo a las razones de porque le mandé al fiscal el escrito, el otro motivo fue porque creía y sigo creyendo que es necesario ordenar esa Fiscalía para que, una institución que arrancó de cero con toda gente que viene de afuera del Poder Judicial, por lo tanto, no contaminada con muchos vicios del trabajo burocrático de la Justicia, mantuviera un perfil distinto y eficiente. Entonces, ahí sí el doctor De Olazabal reabre el legajo y ahora estoy a la espera de que decida que hace, me preguntó si yo quería reasumir la causa y le dije que en lo personal no, porque me hacen un favor sacándome ese peso de encima, pero que en lo institucional sí, porque sino quedaba un mal precedente, más ahora que me enteré de que lo que él usó como motivo de denuncia fue falta de rendiciones de cuenta y falta de depósitos de operaciones, lo cumple en el expediente sucesorio que yo había tenido a la vista cuando yo estaba y no habían cumplido, es decir, que de alguna manera la investigación que originó esta denuncia y que yo continué, fue productiva, era cierto, en parte, lo que se estaba denunciando, no sé si es delito o una mala administración económica, pero había datos fidedignos que era que lo habíamos chequeado con mi asistente.

SR. GRAMAJO.- Estaría encuadrada en una defraudación.

DR. GEROSA.- Claro, una defraudación por administración fraudulenta.
Estos datos motivaron los allanamientos que pedí, no les puedo ir a preguntar al abogado de la que supuestamente está defraudando, que al mismo tiempo defienda al que demanda la sucesión y después esos dos renuncian al poder del acreedor y se presentan por la suceción en el mismo expediente prevaricato, que me den las cosas. Entonces, tuve que hacer un escrito largo, muy fundado al juez, para que entendiera porque yo quería allanar un estudio jurídico en busca de documentación. Se hizo con citación del Colegio de Abogados, por eso les digo, que cuando sale el apartamiento mío fueron al colegio y me escracharon en todo el medio y no me lo merecía, porque no fue un error mío, estuvo bien hecho eso.

SR. GRAMAJO.- Listo doctor, de mi parte no hay más preguntas.

DR. GEROSA.- Les agradezco, nada más decirles que en ese último audio que me mandó al teléfono oficial que descubro anoche, vuelve a insistir en esto de la humillación, que fue un poco lo que más me dolio, porque si tengo razón no me grites y si no tengo razón decime por qué, pero no me digas que por humillarme me vas a apartar de una causa.

SR. GRAMAJO.- Doctor, le hago una consulta, todo este tipo de presiones, insultos y agravios que usted recibió, ¿le han provocado algún trastorno en su salud, en su relación de pareja?

DR. GEROSA.- De pareja no, porque ya estaba separado, aunque, parte de los motivos de esto son problemas nuestros, hace 30 años la conozco a mi señora y siempre estuvimos juntos, pero se complicó mucho con el exceso de las exigencias de trabajo, por ejemplo, esa causa Bernardi, me vivía exigiendo que presente la acusación, pero no me daban gente para trabajar. Era una acusación que llevó 172 páginas fundamentarla, hubo que hacer impresiones a color para lo que tuve que andar rogando para hacerlas porque no tenemos para imprimir a color, había cruces de llamadas y cada interviniente tenía un color. Me decía entonces que no era la causa de Hotesur, que me apure; trabajé con esa presión, pero teníamos 3 ó 4 audiencias por mañana por lo que se perdía la misma y de tarde venían los policías que necesitaban indicaciones, las víctimas, los abogados y tampoco se podía trabajar. Demoré como 6 meses en terminar esa acusación.
De ahí es que viene lo que usted me pregunta, eso llevó a que yo haya pedido licencia por estrés laboral.

SR. GRAMAJO.- Licencia psicológica, usted tuvo tratamientos especiales por este tema.

DR. GEROSA.- Sí, sabiendo que me perjudica en mi legajo porque la Corte Suprema es tan retrógrada que si usted saca licencia por estrés lo castigan en los concursos. Yo sabía que me perjudicaba.
Tengo copias de los certificados…

SR. GRAMAJO.- ¿Tiene copias de los certificados del tratamiento? ¿Los puede dejar como documental?

DR. GEROSA.- Sí, por favor.
Primero me dieron por 4 días porque después venía la feria. En el interín de la feria me enteré que en esos 4 días que estuve ausente desapareció de mi oficina -la cual es de puertas abiertas y no tengo como guarecer mi legajo- una investigación donde había escuchas que involucraban a funcionarios del Poder Judicial de Vera.

SR. GRAMAJO.- ¿Le desapareció el legajo?

DR. GEROSA.- Sí, después apareció de nuevo. Mientras tanto, éramos dos las personas que sabían de eso, el policía que hacía las escuchas y yo. Se produce entonces uno de los hechos que estábamos esperando y que era el preparativo de un robo de animales en una jaula o dos, agarramos una. Entonces el hombre éste va y habla con el doctor García, el policía porque yo no estaba, le cuenta sobre el caso y le informa que había CDs que comprometen al personal de la Fiscalía de Vera y García le dice que mande los otros, pero a los días llaman de Vera y le piden los CDs restantes. El policía me llama a mí y me dice “Doctor, nos han traicionado porque en Vera ya saben que están involucrados en las escuchas”

SR. GRAMAJO.- Y sabían usted, él y García nomás.

DR. GEROSA.- El problema es que la gente que estamos escuchando no es la que está acá, los de acá son unos pelandrunes, sino que son los que están en Buenos Aires. Se escaparon cinco a Buenos Aires y están prófugos; uno de los cinco que se escapó es de Reconquista y dos veces llamó al padre pidiéndole plata para devolverle al que le pidió de Buenos Aires porque ya lo tirotearon dos veces. Es gente armada y a este pobre policía, aunque no le hagan nada en ese sentido, le pagaban 15 mil pesos para que le visara sin ir a revisar los camiones, por lo tanto estamos en condiciones de presumir que le pueden poner mucha más plata a otro policía corrupto para que al pobre infeliz lo trasladen a Gato Colorado, tiene toda la familia ahí.
No creo que lo hayan hecho adrede para causar este perjuicio, pero es algo que pesa, me perjudicaron la investigación, dos de los que estábamos escuchando no hablaron más, saben que los estamos escuchando. Un abogado, que no tendría por qué haber tenido conocimiento, lo llama al que estábamos siguiendo y le dice “no vengas más hasta que yo te avise porque te están por agarrar”. Es cierto, lo estábamos por detener.
¡Se enteraron de la causa!

SR. BUSATTO.- Doctor, independientemente de la cuestión que lo convoca, ¿a este tipo de situaciones usted las pone en conocimiento del fiscal general? En general digo, porque usted ha nombrado 4 o 5 causas.

DR. GEROSA.- Este caso sí, porque eso fue lo que motivó que me dieran 30 días más de licencia después de la feria. La junta médica de allá está formada por dos médicos que yo acusé por incumplimiento de sus deberes me dio 60, no 30.
Acá les dejo el primer certificado que dice: “Presenta trastornos de ansiedad con acentuado momento de angustia, irascibilidad. Se indica reposo laboral por cuatro días”, firmado por la doctora Gabriela De Paoli conocida en Santa Fe y que me exime de comentarios.
Después están los posteriores, este no salió con la fecha, pero dice “que continúa asistiendo al doctor Aldo Gerosa por trastornos por estrés, por gran momento de ansiedad, que desorganiza sus actividades de la vida diaria y le da angustia. Por estos motivos, no se haya en condiciones de realizar actividad laboral por dentro de 30 días” Este certificado fue del 25 de julio y otro se me extendió al finalizar el tratamiento para la junta médica final; que dice “asistí al señor Aldo Gerosa desde el año 2007 por síntomas de ansiedad, a partir de situaciones de orden personal y familiar en forma esporádica”. Aproximadamente, desde hace dos años las consultas se habían intensificado y mucho más en los últimos meses al agregarse los conflictos personales en situaciones relacionadas con su actividad laboral, presenta hipersensibilidad, irascibilidad y se encuentra medicado. Luego, tuve que dejar de tomar una de las medicaciones porque me producía aumento de peso y ya venía con sobrepeso.
Este es un legajo y el otro tiene vinculación con el mismo proceder, había dejado organizado un allanamiento para el 4 y 5 de julio donde lo único que había que hacer era secuestrar evidencias documentales de dos instituciones públicas y un domicilio privado. Hacía un mes que lo venía preparando y se suspendió por lluvias porque uno de los lugares era en el campo, en el departamento Vera. Sabían perfectamente lo que había que hacer y no había que detener a nadie, estaban todas las indicaciones dadas. Ese día no estuve porque surgió de golpe esta discusión del “29”, donde solicité licencia y esas tres ordenes de allanamiento fueron suspendidas por el doctor García, sin expresar el motivo y la policía se sorprendió a tal forma que me llamaron y me dijeron “mire doctor no pudimos hacerlo por…”

SR. GRAMAJO.- ¿Es un allanamiento a una institución pública del Estado Provincial?

DR. GEROSA.- Sí, lo hicimos a principio de octubre cuando me reintegré. Obviamente, no encontramos nada de lo que pensaba de lo que podría haber, pero puede ser que ha habido o que han sabido. Me inclino por lo segundo. ¿Por qué? Porque uno de los testimonios que recavamos en el lugar, según dice un empleado administrativo de la parte contable, “seguramente hubo otra contabilidad porque las cosas hacia “fulano” nunca pasaron por la contabilidad que nosotros manejamos”. Otro dato que me lleva a pensar lo mismo es que el establecimiento se llama Centro Operativo Experimental “Dr. Tito Livio Coppa” y la publicidad y los datos que hacían lo corroboré en facebook, el imputado tiene un facebook público donde figura Las Gamas Integrada, que no existe como organismo público.

SR. BORLA.- ¿El caso Zancada?

DR. GEROSA.- Sí, como será de importante el caso Zancada, por el cual me molesté mucho cuando me pararon los allanamientos.
Hoy cuando venía paré en San Javier y atrás mío para un dirigente socialista de esa zona, que fue diputado provincial, funcionario del gobierno anterior y me encaró “derecho viejo no más”:
– ¿“Cómo estamos con nuestro caso”?
– ¿Cuál es su caso doctor?
– El caso Zancada, doctor.
– ¿Usted también está, quiere que lo cite para la imputativa?
– No, no, pero estamos preocupados en la Provincia.
– Yo le digo: ¡hace bien en preocuparse!
– Sí, usted sabe que cayó mal allá arriba.
– Y dígale a los de allá arriba que yo sé que están metidos, pero que no tengo evidencias.
Luego empezó a hablarme y a querer sacarme información.
Es una cosa chiquita, pero si vamos a investigar, investiguemos bien, sino dejemos de “joder” y díganme “quédate leyendo y no hagas nada”. Si vamos a investigar a los dirigentes del Estado cuando están en la casa y no tiene más poder es una cosa que la gente no quiere, lo que quiere es que cuando se denuncie un delito se investigue y no importa quien sea el responsable y se hagan las cosas como corresponde.

SRA. PRESIDENTE (Bertero).- Se están investigando.

DR. GEROSA.- Sí, pero con tres meses de atraso. Dejo copias de mail y certificados.

SRA. PRESIDENTE (Bertero).- Muchas gracias doctor.

– Eran las 11:25.