Entre hoy y mañana aumentan los precios de los combustibles

La suba será de 8 por ciento en función del acuerdo alcanzado entre el gobierno nacional y las petroleras. Bronca de consumidores.

Los combustibles aumentarán un 8 por ciento a partir de hoy o mañana, tras el acuerdo alcanzado entre el gobierno nacional y las petroleras, según indicó ayer la Federación de Expendedores de Combustible de la Región Centro.

El presidente de esa entidad, Raúl Castellano, confirmó, de ese modo, que el alza se aplicará en todos los tipos de combustibles.

Castellano señaló que “nunca hay un anuncio oficial por parte del gobierno o de las compañías petroleras ya que, llegado el momento, comunican a las estaciones de servicio que tienen que subir el precio”.

El empresario también dejó abierta la posibilidad de nuevos incrementos en 2017 y consideró que esos ajustes “dependerán del precio internacional del petróleo, del tipo de cambio y de la inflación”.

Si bien en un principio había trascendido que el aumento se iba a poner en marcha desde el fin de semana pasado, el ajuste fue postergado a la espera de un anuncio del presidente Mauricio Macri respecto de un acuerdo con los gremios petroleros y las empresas del sector para la explotación de Vaca Muerta (ver aparte).

El aumento de los combustibles en 2016 fue del 31 por ciento y ahora la nafta común superará los 18 pesos ( 19, 44 pesos en Rosario), mientras que la premium excederá los 20 ( 21,6 pesos en la ciudad). Y la más cara, la V-Power de Shell, llegará a 21,50 pesos ( 23,22 pesos).

A partir del nuevo aumento, la nafta premium de YPF costará más de 20 pesos por litro ( 21,6 pesos en Rosario), al tiempo que la súper y el gasoil tendrán un valor superior a los 18 ( 19,44 pesos en la ciudad).

Durante 2016, el gobierno, el sector petrolero y los sindicatos alcanzaron un acuerdo con el objetivo de mantener un nivel de actividad razonable frente a la caída del precio internacional del petróleo crudo.

A través de ese acuerdo, se redujo 16 por ciento el precio de los crudos locales en dólares (10 por ciento a principios de año y 6 por ciento en la segunda mitad de 2016) y se acordaron también aumentos paulatinos en el precio de los combustibles.

Los aumentos en los surtidores se otorgaron hasta mayo de 2016, con lo cual los precios de los combustibles se mantuvieron sin modificaciones durante los últimos siete meses.

Malestar

Por su parte, el representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, alertó acerca de que el incremento en los combustibles va a “incentivar el proceso inflacionario y recesivo”, al argumentar que influye en la canasta de alimentos.

“Va a incentivar, por un lado, el proceso recesivo y, por el otro, el inflacionario”, sostuvo Polino.

En ese sentido, consideró que ese incremento también tiene efectos “en la estructura de la canasta de alimentos”.

Polino evaluó, asimismo, que “los combustibles impactan en la logística en un promedio del 35 por ciento, de modo que todo aumento en el precio de las naftas se traslada a los precios”.

Según su criterio, si a esa suba “se le agregan aumentos de energía eléctrica y gas natural durante el primer mes del año, se verá una situación complicada y una fuerte caída en el consumo, junto a un deterioro social muy grande”.

“Con todos esos aumentos, no habrá recuperación de la economía”, indicó. Y argumentó que “los precios les van a ganar a los salarios, sobre todo a aquellos que perciben el haber mínimo”.

El representante legal de la entidad consideró “injustificado” el incremento en los combustibles en el país porque, “cuando en el mundo bajan los precios por la caída del valor del petróleo, la Argentina va en el sentido contrario”.

“El año pasado aumentaron 31 por ciento los combustibles y ahora ya arrancamos con un 8 por ciento”, fustigó Polino, quien resaltó que el país “no va con la tendencia mundial”.

Recordó, en tanto, que a partir de febrero “aumentarán las cuotas de medicina prepaga un 6 por ciento y también están previstos incrementos en la telefonía celular y colegios privados”.

“Es un cóctel muy complicado de aumentos en los primeros meses del año”, evaluó y consideró que los ajustes se dan en la primera etapa de 2017 porque, “probablemente, se aprovecha que una parte de la población está de vacaciones, por lo cual la protesta social queda atenuada”.

Cuestionó, además, que “las jubilaciones recién se van a reajustar en marzo y los salarios se actualizarán a mediados de año, por lo que todo este período esos sectores pierden poder de compra y eso afectará las ventas y a las pymes, que son las generadoras de empleo”.

“Cada vez cierran más comercios y cada vez hay más desocupación y consumidores que pasan a segundas y terceras marcas”, subrayó Polino.