Por el fracaso económico, el gobierno volverá al esquema de retenciones a todas las exportaciones

El gobierno busca convencer al FMI con muestras más contundentes. La primera política a aplicarse será la suba de los impuestos y entre ellos las retenciones al campo. Volverían las retenciones a productos que ya tenían retenciones 0 y aumentarán las de la soja.

Además del ahorro de costos, que significarán despidos masivos en el Estado y recorte de programas y obras públicas en todo el país, se viene una fuerte suba de impuestos.

Medios cercanos al gobierno ya hablan de “nuevas fuentes de ingresos”, un eufemismo para referirse a la suba de impuestos y a la aplicación de otros tantos que no estaban en agenda. 

El caso más notable será el de las retenciones, que venían con un cronograma de reducción que se había acordado en el comienzo de la gestión macrista. Pero no solo será un freno como está en la actualidad sino un aumento en las retenciones de soja y la vuelta de las retenciones a otros productos exportables del campo (los que tenían retenciones con el kirchnerismo pero asumido Macri se eliminaron).

Desde el gobierno confían en que no tendrán un enfrentamiento con los dueños de las tierras y los exportadores porque “el tipo de cambio permitiría aplicar el gravamen sin que se vea resentida mayormente la rentabilidad del sector” que se multiplicó con este gobierno.

Se esperan también otras medidas que afectarán en gran medida al consumo y se profundizaría aún más la recesión.

Macri intenta dar este lunes una señal al mercado, pero también al Fondo Monetario Internacional un día antes de que se realice la reunión entre Dujovne y Lagarde.

Más Información