Opinión de Eduardo Paoletti: «Le robaron a mi hija»