Cargando

Búsquda

Locales

«Si sabía que me estaban investigando no me encontraban ni a mi hijo»

Gabriel Hernández cometió un furcio que casi le cuesta la libertad.

El abogado Gabriel Hernández decidió hablar en la audiencia imputativa y dijo que no sabía que habían estado indagando a su hijo porque si se enteraba que lo estaban investigando «no me encontraban a mí ni a mi hijo».

Inmediatamente toda la sala quedó helada por la declaración y los abogados defensores vieron caer por el suelo su estrategia. Es que si el Fiscal Juan Marichal usaba esa declaración era una expresa declaración de intento de fuga y entorpecimiento probatorio.

El Fiscal no usó esa declaración y tras finalizar la audiencia, y antes que arranque la de medidas cautelares, negoció la «prisión domiciliaria» para el imputado. La prisión domiciliaria solo le impedirá ir a cenar a un bar, el resto puede hacer casi todo. Suena a burla.

Tags: