Gabriel Hernández quedó en «prisión domiciliaria» pero con mínimas restricciones



Si bien estará con «prisión domiciliaria» podrá ir a trabajar, al gimnasio, a dar charlas, a estudiar, a realizarse estudios médicos, y a la psicóloga, entre otras. 

El abogado y funcionario de la Fiscalía Federal logró un enorme beneficio del poder judicial pese a que frente al juez declaró que «si sabía que me estaban investigando no me encontraban ni a mí ni a mi hijo». Se pensó que la frase sería usada por parte del fiscal para conseguir la prisión domiciliaria.

En la audiencia hubo una fuerte presión de la corporación de abogados ya que había en el lugar unos seis estudios jurídicos acompañando al imputado, algo que se da en muy pocas ocasiones.

La prisión domiciliaria será solo a los efectos de realizar la Cámara Gesell que se llevará a cabo en las próximas semanas, luego de ello, y dependiendo de lo que diga la víctima, podría quedar en prisión o en libertad.

Hernández no podrá acercarse a su hijo, a la madre del chico, a los compañeros de clase del chico ni a la escuela donde estudia.

La resolución fue un acuerdo judicial al que llegaron las partes.