«Termina una pesadilla», dijo la víctima del policía violento