«Banderazo» en la Ciudad y en el interior del país contra la expropiación de Vicentin



 

Productores agropecuarios y ciudadanos de todo el país se movilizaron contra el proyecto del Gobierno para rescatar a la empresa cerealera. Córdoba y Santa Fe son los epicentros de las protestas.

Agrupaciones de autoconvocados y entidades agropecuarias realizaron esta tarde protestas en la ciudad de Buenos Aires y diferentes provincias en contra de la intención del Gobierno de recuperar a la agroexportadora Vicentin, bajo la convocatoria «Banderazo nacional».

La movilización de tractores, vehículos particulares y personas a pie con banderas argentinas comenzó en la provincia de Córdoba y tuvo su epicentro en la localidad santafesina de Avellaneda, donde se encuentra la sede a la empresa cuya expropiación fue anunciada por el Gobierno y puesta en duda en las últimas horas.

No obstante, la protesta fue creciendo a lo largo de la tarde y tuvo su replica en la ciudad de Buenos Aires, con cecerolazos en distintos barrios y una concentración de personas y caravana de vehículos frente al Obelisco, desde donde se trasladaron luego a la Plaza de Mayo.

De acuerdo al llamado hecho a través de las redes sociales y comunicados de los distintos sectores, la manifestación se extendió en 69 localidades de provincias como Chaco; Corrientes; Salta; y Santiago del Estero y Santa Fe.

El acto central de la protesta, que tuvo lugar en Avellaneda, contó con la participación de Héctor Vicentin, accionista de la empresa y nieto de fundador, quien expresó: «Vamos a luchar. Vamos a defender nuestra historia de la mejor manera que sabemos, que es trabajar».

Además, en las distintas localidades del interior participaron de la manifestación los principales referentes de las cámaras agropecuarias que integran la Mesa de Enlace (Confederaciones Rurales Argeninas, Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria Argentina y CONINAGRO).

A ellos se les sumaron diputados nacionales de Juntos por el Cambio y la agrupación Campo + Ciudad, que también estuvo entre los que convocaron al «banderazo» que recordó al conflicto por la resolución 125 que tuvo lugar en 2008.

El jefe del interbloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio, Mario Negri, responsabilizó al Gobierno por las manifestaciones, al señalar que «en la peor crisis, lamentablemente, el kirchnerismo vuelve a dividir a la sociedad».

Por su parte, el diputado nacional y dirigente del sector agropecuario Ricardo Buryaile, afirmó: «Hoy mostramos que no queremos patoterismo ni autoritarismo que nos gobierne. Queremos democracia y república. Las intenciones del Gobierno profundizan la degradación institucional y la inseguridad jurídica».